Posts tagged ‘Medios’

¡Ratas!

Justo antes de las vacaciones de invierno, en la segunda semana de julio, los estudiantes secundarios de la capital federal argentina volvieron a ocupar escuelas. Fueron cuatro, dos dependientes de la ciudad y dos de la Universidad de Buenos Aires. Los reclamos, claro, no eran nuevos. Los alumnos del Normal 1, por ejemplo, exigen la desinfección total del colegio, invadido por ratas y por larvas; un problema que tienen hace años y no ha hecho sino agravarse.

Muchos medios de comunicación –de los oficialistas y de los opositores– coincidieron en criticar por exagerada la medida de lucha e intentaron ridiculizar a sus impulsores. Pero una vez más quedó demostrado que una cosa es editorializar al aire con algunas imágenes descontextualizadas como fondo y muy otro confrontar en vivo y en directo con los protagonistas. Así le pasó al célebre periodista Eduardo Feinmann cuando, desde el piso del canal de cable C5N, apretó con sus ironías a Nicolás Cernadas, vicepresidente del centro de estudiantes del colegio en cuestión. Bastó que el muchacho le respondiera de frente: “¿Por qué? ¿Vos harías tu programa con ratas alrededor?”, para que el hombre de prensa bajara de inmediato el tono y después mandara la tanda.

Anuncios

julio 27, 2012 at 2:42 pm Deja un comentario

Los grupos de medios alineados con el gobierno duplicaron en un año la pauta oficial

En pleno año electoral, muchos grupos de medios afines al kirchnerismo recibieron un incremento superior al 100% en dinero de la publicidad oficial, como si fuera un subsidio que los funcionarios otorgaron en premio a la línea editorial favorable al gobierno. Sobre 345 millones de pesos que distribuyó en el primer semestre de 2011, los más beneficiados con los aumentos que dio el gobierno fueron América TV, Telefé, Canal 9, Radio del Plata y La Red; mientras que los medios críticos de la gestión oficial tuvieron quitas superiores al 80% de la pauta oficial, como Clarín, La Nación y Perfil.

Por primer vez se compararon los datos que difundió hace tres semanas Jefatura de Gabinete, con los que había publicado un año atrás, y surgió que grupo Vila-Manzano tuvo el mayor incremento, del 378%, y recibió 26 millones de pesos para el canal América TV, la señal América 24, Radio La Red y diario Uno, entre otros medios del grupo.

También se premió a Telefé con un aumento del 228%, que recibió 38 millones para los canales de TV abierta del grupo español Telefónica; al igual que Canal 9, del empresario mexicano Angel González González, gracias a programas como Bajada de Línea, TVR y Duro de Domar, que consiguió $24 millones y tuvo un aumento del 104% en sus ingresos por publicidad oficial.

Leer completo aquí.

junio 8, 2012 at 12:14 pm Deja un comentario

Censuran en la revista Veintitrés –una de las más beneficiadas por la pauta publicitaria oficial– un artículo sobre la masacre de Once (¿adivinan por qué?)

La revista Veintitrés, propiedad del empresario kirchnerista Sergio Szpolski, censuró el pasado jueves un artículo del periodista Tomás Eliaschev. Su nota sobre la masacre de Once fue mutilada y tergiversada cuando ya había sido encargada, redactada, editada y enviada a impresión por los editores de la revista. Diego Rojas publicó una muy interesante donde da cuenta del caso.

Dice Rojas: “La revista, que por lo general está los jueves por la noche en los kioscos, recién llegó a esas bocas de expendio el viernes bien entrada la tarde. Según relataron fuentes que prefirieron conservar el anonimato, el mismísimo Sergio Szpolski se habría apersonado el jueves por la mañana en la gráfica donde se imprime la revista y dado la orden que caracterizó en cierto momento a cierto periodismo, pero de distinto talante: ‘¡Paren las rotativas!’. El motivo no era una primicia, sino la censura. Al parecer, tenía motivos. Esa misma tarde, Juan Pablo Schiavi reprocharía públicamente la columna de Roberto Caballero en Tiempo Argentino (diario insignia hiperultra K del grupo 23) que, falsamente, anunciaba el fin del menemismo en el ferrocarril. Para Schiavi, suponer que su gestión era parte de esa forma de la política resultaba ofensivo y lo reprochaba en público. Las fuentes suponen que el tirón de orejas había llegado antes y, para prevenir mayores enojos estatales, Szpolski habría decidido rearmar la revista.”

La nota completa se puede leer aquí.

febrero 28, 2012 at 6:31 pm Deja un comentario

El “golpe” en Honduras, los medios, la trama y el revés

Los eventos que se desarrollan desde hace unas semanas en Honduras procuran al observador atento un buen ejemplo del funcionamiento de los medios; ofician como la mostración amplificada de su hilacha y sus rengueras.

Sucede que desde hace por lo menos dos décadas las diversas formas de la prensa y sus sesudos analistas vienen fatigando a la población del continente americano acerca de las bondades de la democracia institucional. No vamos aquí a detenernos a analizar la naturaleza y el carácter democrático de tales “democracias”, sino que lo que se pretende subrayar es el argumento que, frente a cualquier levantamiento social, represión salvaje, huelga masiva, crisis política, catástrofe económica o etcéteras por el estilo, sostiene que lo más importante es preservar, justamente, esas instituciones democráticas “que tanto ha costado conseguir” y que lo demás puede esperar y quedar supeditado a tal necesidad prioritario. Por lo tanto ya bien puede ir la gente saliendo de las calles y volviendo a sus casas…

Ahora bien, llega el golpe de Estado cívico-militar en Honduras y ¿qué hacen los medios (argentinos y, hasta donde sabemos, de buena parte de América)? Pues repudiarlo, según dictaba el guión mencionado y era esperable por lo tanto que así sucediera. Pero ocurre que a poco andar -es decir durante la jornada siguiente- advierten que no se trata de un “golpe” común, que las burguesías de los diversos países dudan frente a su caracterización y en muchos casos lo ven, aunque fingiendo mirar hacia otro lado, con verdadera simpatía. Un comportamiento que incluso se detecta en los mismísimos Estados Unidos, pese a que las declaraciones diplomáticas y las gárgaras de Hillary Clinton y Barack Obama maquillen un poco la cuestión con su belcanto.

De pronto los medios, entonces, casi al unísono, cambian sus títulos y copetes, y en lugar de “golpe” y “gobierno de facto” empiezan a hablar de “crisis política”, términos más o menos.

hond2

En el caso argentino los vaivenes se acentúan a partir de los ampulosos anuncios de la presidente Cristina Kirchner de que va a viajar para acompañar al depuesto primer mandatario en su vuelta al terruño y el sillón del mandamás. Pero el viaje aborta y los periódicos y las radios y los noticieros de la televisión recolocan su lengua y estrategias. Ahora ya no es muy claro si en Honduras hubo o no un “golpe”.

Para colmo, y con el telón de fondo de la ONU, Arias, otro presidente de largo curriculum como intermediador en América Central, se lanza a la arena para ofrecer sus buenos oficios y acercar las posiciones entre el presidente sacado y el nuevo presidente asumido. Los medios dudan sobre el vocabulario a utilizar para cubrir el evento, dado que al comienzo habían enfatizado que el “nuevo”, producto del “golpe”, era ilegal y sólo era “legal” el antiguo, ¿cómo carajo justificar ahora que a través de la mediación se les dé igual entidad a los dos? ¿No es de hecho un modo de convalidar lo que, unos días antes, se aseguraba que no podía ser convalidado bajo ningún punto de vista?

En fin, la trama y el revés: es hasta gracioso observar de qué manera estos hechos -la historia, en fin- que escapan a los esquemas ideológicos y retóricos que los medios han sabido elaborar con paciencia los ponen en cuestión y denuncian su raíz profunda. Porque lo que queda claro es que el tambaleo y los sacudones bruscos se explican por la necesidad inmediata de adecuarse a la “línea” -más o menos directa o como decidida insinuación- que dictan los poderosos. Un puro ejercicio de ventriloquía. El resto, como siempre, son sólo banderitas y globos.

julio 15, 2009 at 4:48 pm Deja un comentario

Y ahora, ¿quién podrá defendernos? ¡El Congreso argentino!

Los muy pobres comentaristas y periodistas especializados de la prensa comercial argentina han redescubierto en estas últimas semanas las virtudes del Congreso nacional. Increíble, ¿no?

Sucede que a medida que fue en crecimiento y sin salida a la vista el enfrentamiento entre la Sociedad Rural y su troupe y el gobierno de Cristina Kirchner, y como todos ellos, gente de buen corazón, lo que más desean es que las cosas se “arreglen” y los argentinos vivamos en paz, y como también siempre viven temerosos de que los movimientos políticos y sociales puedan desbordar las formas (las bien formales) que brindan las instituciones, pues no les quedó otra que terminar alimentando a todo vapor la creencia de que el parlamento de la patria ofrecía una “salida”. Como hacia allí enfiló el oficialismo y allí también habían insistido los “sectores del campo” y la oposición, pues iba de suyo que se trataba de un “punto de encuentro” que había que alimentar y dejar que germinara como el poroto.

Así comenzó a tronar nuevamente la monserga de que el argentino es un sistema político por demás presidencialista y que el contrapunto que ofrecerían diputados y senadores variados serviría para fortalecer los desempeños democráticos y el arribo del deseado consenso.

La moraleja dicta que, una vez más, pretenden tomar al conjunto de la población por idiota. Tal vez piensen que nadie recuerda que a lo largo del medio siglo que lleva la última etapa de la democracia en la Argentina el Congreso ha estado siempre asociado a los peores dislates y las penurias que los argentinos hemos sufrido, en ningún caso se trató únicamente de un “cortarse solo” del Ejecutivo recurriendo a “decretos de necesidad y urgencia”, por otra parte perfectamente constitucionales.

El Parlamente criollo votó las leyes de la impunidad y la “obediencia debida” de Raúl Alfonsín, votó todos los presupuestos que durante los gobiernos de Carlos Menem y hasta hoy se han presentado con lo cual avaló la destrucción de la educación, la previsión social y la salud, dio el visto bueno al conjunto de las privatizaciones y a los “superpoderes” de gobierno que un día después se convertían en un castigo para el conjunto de la población…

Una vez más estamos frente a la extorsión que supone la idea de que frente al peligro de debilitamiento el Estado de derecho nada mejor que una buena inyección de parlamentarismo para cimentar la “legitimidad institucional”. Pero es por demás claro que el gobierno y quienes lo enfrentan en relación al punto de las retenciones móviles sólo les interesa ese ámbito para negociar e imponer intereses que en ningún caso son los del pueblo.

Si a los diputados y los senadores argentinos les interesara de verdad la suerte, hoy, ahora, de los trabajadores y los sectores populares lo que deberían es estar discutiendo y legislando en primer lugar en relación a sueldos mínimos iguales a la canasta familiar y jubilaciones que se constituyan a partir de un 82 por ciento móvil.

¿Qué otro asunto de importancia puede haber en un país en el cual los alimentos, los alquileres y los medicamentos aumentan diariamente y sin ningún control? Frente a tal evidencia, que se intente forzar la imposición de otras “prioridades” devela, más que un sinsentido, las proporciones de la manipulación ideológica y política.

julio 4, 2008 at 10:18 am Deja un comentario

Los decanos de facultades de periodismo de los Estados Unidos advierten sobre las consecuencias de la consolidación monopólica de los medios

En momentos en que en la Argentina, con el combustible imprevisto de la pelea entre el gobierno de la patria y, en primer lugar, el multimedios Clarín, se están debatiendo los términos de una nueva y apurada Ley de Radiodifusión que reemplace a la sancionada alguna vez por la dictadura militar videliana y superemparchada por los gobiernos democráticos de diverso tinte que la siguieron, parece atinado alimentar el moderado optimismo de algunos “actores” y el olfato que sospecha lo peor de muchos otros poniéndole un poco de atención a lo que ocurre en la materia en otros países del planeta.

Por ejemplo, hace unas semanas los decanos de algunas de las facultades de periodismo más importantes de Estados Unidos comenzaron a alentar a los periodistas para que se manifiesten en contra de la sentencia de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) que permite la posesión cruzada (vaya aufemismo, ¿monopolio?) de periódicos y estaciones de radio.

En un artículo de opinión publicado por el prestigioso New York Times, los expertos que están a cargo de comandar la enseñanza especializada de la comunicación social de aquel país y, es de suponer, algo saben sobre el tema, estamparon sin temor que consideran que el futuro de la profesión de periodista y su “misión pública” (cada uno puede colocarle el número de comillas que tenga ganas) están en riesgo.

Dice el artículo en uno de sus párrafos más destacados: “No creemos que se pueda confiar completamente en que el mercado provea el conjunto de noticias locales que el sistema estadounidense necesita que funcione de la mejor manera”.

Los decanos advirtieron que la desregulación tuvo como consecuencia recortes en periódicos a lo largo de todo el país, es decir que el aumento de la cartelización vino acompañado por la caída de puestos de trabajo y el empeoramiento general de las condiciones laborales del sector. Afirma el escrito: “Hoy en día, las estaciones de radio y televisión tienen staffs menos numerosos de lo que tenían en la época anterior a la desregulación. Esto representa una pérdida real para la democracia estadounidense”.

***(Por si no se lee bien, el texto del chiste que abre dice: “Hemos detectado que su nivel de consumo es bajísimo. por eso queremos regalarle este televisor portátil”.)***

junio 6, 2008 at 12:15 pm Deja un comentario

Alicia en el país de las mentiras

¿Cuál es el sentido, qué lógica tiene andar pegando afiches por las paredes de la ciudad de Buenos Aires y del resto del país que rezan “Clarín miente” y eslóganes similares para salvaguardar al gobierno de la patria de una supuesta “campaña” artera de desprestigio, desestabilización y manipulación cuando es ese propio gobierno el que le miente desde hace meses y de manera constante a la población toda utilizando la parafernalia de todos los medios de comunicación a su alcance para brindar índices de aumento de la inflación absolutamente falsos y que tienen como objetivo explícito “desestabilizar” los salarios de los trabajadores?

Que podamos sospechar con buen cálculo criollo que, encima, los carteles los financian las arcas públicas -es decir: nosotros- es harina de otro costal y no viene aquí al caso; así como tampoco la opinión que, más allá de las mentiras, nos merece la señora de Noble y su noble troupe.

mayo 23, 2008 at 11:43 am 1 comentario

Entradas antiguas



A %d blogueros les gusta esto: