Posts tagged ‘INDEC’

Mientras el sol del 25 asoma el gobierno juega a las escondidas con las cifras de la pobreza

Nuevamente en estos últimos días el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner ha iniciado un absurdo combate con los números tendiente a demostrar lo indemostrable: que en la Argentina hay cada vez menos pobres e indigentes.

Sus afirmaciones enojadas contra la “manipulación periodística” no pueden ocultar que son contrarias a las oficiales las cifras de cualquier estudio económico más o menos serio de las que hoy circulan para informar a la opinión pública, a los cuales se suman los dichos de la iglesia y hasta las mediciones alternativas realizados por los sindicatos, que en su mayoría están alineados con el gobierno.

El punto que se agrega es que, antaño, las cifras de pobreza e indigencia incluían básicamente a los desempleados criollos, es decir a todos aquellos que, desocupación mediante, habían quedado fuera del “mercado de trabajo”. Hoy ya no es así. Son tan bajos algunos de los sueldos que reciben los laburantes y son tantos los laburantes precarizados y en negro, que una gran parte del creciente contingente de pobres son los trabajadores que perciben salarios inferiores a la canasta básica de alimentos que ya superó los mil quinientos mangos. Sobre el tema, claro, la presidenta nada ha dicho.

No hay malabarismo verbal que esconda lo que se ve en las calles.

mayo 23, 2008 at 11:35 am Deja un comentario

Colmo estadístico

Los argentinos ya estamos curados de espanto en el área respectiva, pero la vida siga dando sorpresas y excesos inesperados. Sobre el final de la semana que pasó el Instituto Nacional de Estadística y Censo (INDEC) dio a conocer un comunicado, que todos los medios entregaron a sus audiencias de manera resumida, en el que afirma, en primer lugar y para sorpresa de todos los que en este país laburan, que el salario había aumentado un 40 por ciento a lo largo del año que cerró.

Como si las cifras fueran pocas, el mensaje oficial también revela la científica medición que posibilita establecer que los alquileres en el circuito patrio de vacaciones del verano 2007 fueron hasta un 24 por ciento menores que en el 2006.


Lástima que hayan distribuido tales números recién sobre fines de febrero, como para espantar el mito urbano acerca del precio descomunal de las sombrillas y carpas. Si lo hubiéramos sabido antes seguro que muchos de los que tuvimos que quedarnos en casa hubiéramos rentado todo enero alguna quinta aunque más no sea en las afueras de Mar del Plata y con los bolsillos llenos no habríamos ahorrado en salidas ni cenas afuera.

marzo 9, 2008 at 12:27 pm Deja un comentario

Los “técnicos rebeldes” del INDEC y la importancia del escrache de la cifra oficial de inflación cuando se empiezan a discutir aumentos de salarios

Aquellos que hoy el diario La Nación adjetiva como “los técnicos rebeldes” (casi un grupo de rock punk criollo) del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), es decir los profesionales que hasta hace exactamente un año eran responsables de calcular los índices oficiales y fueron desplazados por denunciar la manipulación de las estadísticas públicas por parte del gobierno de Néstor Kirchner, hicieron cuentas propias y llegaron a una conclusión matemática bastante diferente de las cifras oficiales. Aseguran que, según el “escenario” (realizaron sus cálculos sobre la base de tres escenarios posibles de acuerdo a un conjunto de especificaciones técnicas diversas que aquí no vienen al caso) que se tome la inflación de 2007 en la Argentina fue de entre 22,3 y 26,2%.

Recuerden ustedes que para el gobierno el número para el aumento del índice de precios al consumidor (IPC) 2007 fue de 8,5 %. Una pequeña diferencia, ¿no?

Al parecer, y de acuerdo con la denuncia, el fraude más grande está dado por el ítem que agrupa a alimentos y bebidas: el gobierno dice 8,6 y los herejes juran… ¡40 por ciento! Cada uno de ustedes sabrá, pero la simple experiencia de almacén y supermercado hace tiempo ya que le ha indicado a los argentinos cuál de estos dos números tiene una dimensión más verosímil.

Entonces la estimación del 40 por ciento debería ser el piso inamovible a partir del cual las representaciones sindicales discutan el aumento de sueldos; resulta una verdadera catástrofe que consideren cualquier otra apreciación. Alguna vez Hugo Moyano criticó la irrealidad de los números oficiales de la inflación, pues bien, habrá que empujarlo para que ahora se haga cargo de aquellos dichos y no priorice la resolución de las internas de la Confederación General del Trabajo (CGT) y su acercamiento al gobierno por sobre el salario de millones.

Se debe apuntar, por otra parte, que los precios de los alimentos crecieron durante las primeras semanas de enero, así que al parecer el primer dato de inflación de 2008 rondará el 2 por ciento. Por ejemplo, la canasta de 22 productos alimenticios y seis de higiene de marcas líderes que releva la organización de consumidores Adelco dio como resultado cuando el mes todavía no concluyó un aumento del 3,56% con relación al 24 de diciembre último. El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) difundirá el jueves de la semana próxima las cifras sobre la inflación de enero. Según el relevamiento de expectativas de mercado (REM), el dato oficial se ubicará en el 1,2%.

Hay que agregar además que se espera un alza en el precio de las carnes -el menor ingreso de hacienda en el Mercado de Liniers de esta semana ya genera preocupación entre los carniceros de la Capital Federal y el conurbano, informan los medios comerciales-; históricamente la demanda cae en enero así que con el correr de los días de febrero se constatará al parecer la tendencia a la suba y se sabrá de cuánto.


La declaración de Marcela Almeida, ex coordinadora del IPC nacional y una de las autoras del informe de “los técnicos rebeldes”, durante el acto organizado ayer por la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) frente al edificio del Indec fue por demás significativa en cuanto a lo por venir. Ella dijo: “Presentamos este índice para que se utilice como referencia en distintos ámbitos y, muy especialmente, como un aporte a la discusión paritaria que comienza a abrirse para todos los trabajadores”. Y no es moco de pavo si se calcula que de acuerdo con los trascendidos los “preacuerdos” entre Cristina Kirchner, Hugo Moyano, el conjunto de la burocracia sindical y las cámaras empresariales es firmar aumentos para el 2008 de alrededor del 20 por ciento. O sea que en el mejor de los casos, si se le lleva el apunte a los rebeldes, los trabajadores recuperarían el 50 por ciento de lo perdido… Y encima los aumentos se pagarían en varias cuotas, con lo cual hay que seguir descontando.

Vale subrayar, entonces, que el escrache de los índices oficiales de la inflación no es simplemente una sanción “moral” hacia lo actuado, una protesta hacia la manipulación realizada por el gobierno anterior y éste para mantener una “buena imagen”, no, lo importante es que a través de la tergiversación de los números el gobierno traza la raya para imponer salarios siempre a la baja. Las cifras truchas se convierten así en un arma de combate de los patrones y sus representantes.

febrero 4, 2008 at 2:03 pm Deja un comentario



A %d blogueros les gusta esto: