Posts tagged ‘Moyano’

Los trabajadores del campo y la amnesia de los dos Hugos

¿No es por demás sospechoso y significativo a la vez que tanto Hugo Moyano y su CGT como Hugo Yasky y su CTA, que en estos días pasados se han pronunciado en abundancia y con los matices del caso en apoyo al gobierno nacional y popular y en contra de las desmedidas ambiciones de la patria sojera y la oligarquía terrateniente, no hayan dicho nada, pero ni una palabra, ellos, sindicalistas, sobre la situación de los trabajadores del campo? Un millón trescientos mil hombres y mujeres que doblan el lomo sin horario, cobran un promedio de 1.100 pesos (la mitad que un obrero urbano), y de los cuales el setenta y cinco por ciento está en negro y cuyos hijos -chicos contabilizados en el impreciso número de una masa cercana a los 400.000- trabajan todo el día a la par de sus mayores, todos estos laburantes se vuelven invisibles en las quejas, los reclamos y los discursos de los jerarcas sindicales cuando se pasean frente a cámaras y micrófonos.

Esta simple constatación, ¿no debería obligarnos a sacar conclusiones definitivas?

Anuncios

abril 5, 2008 at 11:55 am Deja un comentario

Paritarias: ficción, realidad y regla de tres simple

El gremio de los camioneros que conduce Hugo Moyano adelantó en meses los acuerdos paritarios con el gobierno y firmó un aumento salarial escalonado a lo largo del año del 19,5 por ciento (que, según dicen, al sumarle un extra de 260 pesos también pautado eleva el porcentaje casi al 24 por ciento). Muy similar fue la actitud de acercamiento al gobierno por parte de Gerardo Martínez, secretario general del gremio de la construcción: 10 por ciento en abril, 5 en julio y 4,5 en octubre más suma fija no remunerativa y única que será pagada en dos entregas de 125 pesos cada una. Los cinco gremios docentes (CTERA, SADOP, AMET, CEA y UDA) pusieron la rúbrica a un aumento en una sola vez del 24 por ciento, que lleva el piso salarial del maestro grado que se inicia y por un turno escolar a 1.290 pesos; las paritarias provinciales discutirán luego cómo se “traduce” el incremento a los que tienen antigüedad.

Todos los discursos oficiales, con el ministro de Educación, Juan Carlos Tedesco, a la cabeza, la prensa escrita, radio y televisión han ilustrado en abundancia sobre los aplausos y la satisfacción del gobierno por los acuerdos alcanzados y las alabanzas que han lanzado hacia sindicatos que mostraron una esmerada razonabilidad sobre la situación del país. Ahora bien, de acuerdo con los índices oficiales del INDEC la inflación para todo el 2007 habría sido unos puntos menos que el 9 por ciento; y ahora ayúdennos por favor con el cálculo, pues esto quiere decir que los aumentos de sueldos habrían sido, medidos con ese patrón, altísimos, mucho más del doble que el índice de aumento inflacionario, verdaderos sacudones revolucionarias. ¡Los jubilados con su 15 por ciento de incremento de los haberes mínimos en dos cuotas no deberían parar de festejar en lugar de andar puteando por las calles!

Si en lugar de los índices oficiales se toman en cuenta los que elaboraron los técnicos despedidos y desplazados del INDEC a lo largo del año pasado pues entonces el asunto adquiere otro color: una inflación de alrededor del 26 ó 27 por ciento para el 2007 y una suba de la canasta básica de alimentos del orden del 36 por ciento o un poco más, y todo esto estimado al 1 de enero de 2008, es decir sin agregar lo acontecido en los dos últimos meses del año que se abrió. Este segundo cálculo se muestra más realista, ¿no?, mucho más ajustado a los rostros de agobio y desencanto con que nos topamos cada mañana, tarde y noche en los diversos lugares de trabajo.

Que el gobierno para mantenernos conformes sacuda al aire como extorsivo recordatorio el espantajo de lo que ocurría con los salarios de los trabajadores en el peor momento de la crisis, allá hacia fines del 2000 y comienzos del 2001, poco agrega al tema y al cálculo del día presente frente a las góndolas del supermercado del barrio y de cara a la factura del teléfono que recién acaba de llegar.

febrero 26, 2008 at 4:33 pm Deja un comentario



A %d blogueros les gusta esto: