Posts filed under ‘Fábulas con y sin moraleja’

Mal agüero

pizarra.eps

Él de inmediato intuyó lo que iba a pasar pero no soltó prenda porque  no quería quedar como pájaro de mal agüero frente a sus compañeros. Ocurre que hace ya dos semanas que la caldera de la Facultad de Ciencias Humanas dijo basta y el frío se apoderó de inmediato de los salones, oficinas y aulas de la universidad patagónica, que enfrenta, claro, temperaturas más bajas que la media.

Después de un par de cruces de acusaciones y la idea de que se podían llegar a suspender las clases, la decisión fue que la vida cotidiana siguiera más o menos como siempre. Se están cambiando unos cuantos caños y arreglando una buena cantidad de aparatos con años de desatención, al tiempo que se espera que se sustancie el llamado a licitación para el arreglo de la caldera, la madre de todos las batallas a la hora de la llegada del invierno, sobre todo por los costos que se rumorean.

Para el mientras tanto se mandaron a comprar los caloventores porque, sobre todo las rodillas, después de estar un rato sentado, literalmente empiezan a doler. En algunas dependencias prefirieron los radiadores eléctricos con circuito de aceite que rescataron vaya uno a saber de dónde, casi como antigüedades vintage de los noventa.

Fue entonces, cuando se topó con la novedad de todos esos caloventores encendidos al mismo tiempo que tuvo la seguridad de que se venía el chispazo. Y eso por la simple suposición de que seguramente el cableado eléctrico no es más joven que los caños reventados que llevan el agua y el vapor de la calefacción. Eso fue la semana pasada; ésta ya le contaron que habían saltado los tapones, las paredes estaban mala y peligrosamente calientes en las zonas por las que pasan los cables, así que ahora deben turnarse para su uso.

No es un visionario o experto en cuestiones energéticas, la explicación es mucho más sencilla y dramática: en las últimas temporadas ya pasó en por lo menos cinco colegios porteños en los que ha tenido en suerte dar clases.

Allá como acá hay una única censura acordada por todos. Está prohibido encogerse de hombros y repetir: “Hay que pasar el invierno”.

junio 16, 2017 at 4:12 am Deja un comentario

Persignarse o resistir

Desde comienzos del año pasado cuelga en el pizarrón de entrada de la escuela una lámina con una reproducción fotográfica del rostro del ministro de Educación de la nación, Esteban Bullrich. No en la cartelera sindical, por cierto, sino en la que está en la pared de enfrente, allí donde la escuela pega las cuestiones oficiales y las fechas de inscripciones como para anoticiar a los padres, entre otras cuestiones institucionales. Pues bien, en algún momento desde el ministerio enviaron una comunicación acompañada por la mentada foto y allí quedó, cada día un poco más amarillenta.

Ocurrió entonces que, durante la inauguración de obras de infraestructura escolar en la provincia de Corrientes y como contestación al planteo de un sacerdote, el ministro en cuestión se pronunció abiertamente en favor del dictado de educación religiosa en las escuelas. Luego de la bendición de las aulas por parte del cura, quien con sus plegarias aprovechó para descargar la responsabilidad de la crisis social sobre la población dado abandono de las premisas divinas, Bullrich afinó el garguero y sostuvo que no estaría nada mal que las escuelas alberguen contenidos curriculares de las diversas religiones, siempre que se siga el ejemplo de Jesús…

A él esa primera mañana del día después se lo ocurrió entrar en la sala de profesores deformando aquella canción del origen del rock nacional; emulando mal a Javier Martínez cantó fuerte entonces : “…persignarse o resistir…”. Entre las risas debió incluso aclarar después para un colega más joven que la referencia era Manal y no Malón.

La jornada siguiente optó por una vuelta de tuerca más decidida. A partir de ahora, se dijo, cada vez que entre al colegio voy a acercar la mano para tocar la imagen de Bullrich y después, con una media reverencia, me voy a persignar muy respetuosamente. Así lo hizo. La secretaria lo vio y para su sorpresa repitió el rito. Una semana después el saludo mañanero ya era de rigor para todos sus colegas.

Hoy, reflexionando sobre el acontecimiento, se le ocurrió pensar durante el viaje en el colectivo, casi como una moraleja: “Ojalá pudiéramos alcanzar así de rápido tamaña igualdad de criterio y acción para cosas más importantes…”.

mayo 3, 2017 at 4:41 am Deja un comentario

El candidato

Cuando leyó el título conjeturó que lo que seguía a continuación era el comentario sobre el relanzamiento de alguna vieja película de Robert Redford o quizás una argentina de los años sesenta; también su imaginación le puso a un voto a una probable referencia a algún viejo relato de David Viñas. Pero no, se equivocó.

El apelativo en cuestión hacía mención nada más y nada menos que al ministro de Educación nacional, Esteban Bullrich. De acuerdo con el periodista la alianza Cambiemos está pensando lanzarlo como candidato a senador bonaerense en las elecciones de esta año. La postulación, que todavía no está definida, permitiría -tal el argumento- exorcizar a la vez el apellido Macri (Jorge) y los atropellos de Elisa Carrió, a quien requieren desde el territorio de la Capital Federal. Ni muy muy ni tan tan, Bullrich sería el justo medio, como para que Aristóteles se quede tranquilo en su tumba.

La crónica dice a continuación que el gobierno lo ha “estado midiendo” y las encuestas le dan muy bien. Él, claro, docente porteño, no lo puede creer.

Por un lado Bullrich hizo a un lado la paritaria nacional y en consecuencia prácticamente se autoexcluyó del mundo operativo de la educación , aunque lo inviten a los programas televisivos para que explique que nada que ver… Tampoco la retórica persuasiva está de su lado: la comparación entre las gesta educativa y la “campaña al desierto” congregó sobre su testa una lluvia de puteadas de todos los colores. Como si fuera poco se rajó a Holanda detrás de Mauiricio Macri en medio de la huelga docente, y desde el país que obligó a las zanahorias a hacerse anaranjadas sumó declaraciones que presentan al hitlerismo “como una dirigencia que no supo unir a los ciudadanos”, en lo que fácilmente puede entenderse como una justificación de la matanza nazi. Una asamblea de los profesores de la Universidad de Buenos Aires votó solicitar la renuncia del ministro frente a disparates de tamaño calibre.

Pero los relevamientos de opinión le dan bien y los focus group le levantan el pulgar. Eso comentan. “Para mí la pifian de acá a la luna”, piensa. “Pero bueno, quizás me equivoque”, se dice después de una pausa. “Una vez más.”

abril 5, 2017 at 4:09 am Deja un comentario

Más rehenes

Seguramente la fórmula viene desde tiempos ancestrales, quizás su autor fue el mismísimo Homero en los comienzos de la cultura occidental, pero ella se topó con esas palabras venenosas bastante más acá, y de una manera mucho más asociada a los avatares de su pequeña existencia.

Porque la verdad es que “no se puede tomar a los alumnos como rehenes” y versiones similares comenzaron a ser una constante en sus pensamientos más o menos al mismo tiempo que se recibió en el profesorado y de inmediato comenzó a trajinar las aulas.

Imagina que, como con los besos acumulados en el final de Cinema Paradiso, así podrían desfilar por su memoria las infinitas veces en que escuchó a los locutores y periodistas de radio y televisión -por lo general después de apostrofar sobre la justicia del reclamo salarial docente- descerrajar el término maldito.

Igual que cuando se rajó de su primer intento serio de convivencia después de tener que soportar el “loca” en cada cruce de diálogo. O del segundo, más delicado, que prefería el “histérica”. El tercero, el mejor, volvió al “loca” del comienzo. En fin, no nos vayamos por las ramas.

Lo peor de un lugar común es su solidez. De allí su éxito. Por eso, ahora que de refilón vuelve a toparse con la palabra que suelta, explicativa y entre ademanes, la mujer que viaja a su lado y se parece a su tía, su cabeza no puede más. Imagina que el colectivo se va llenando de rehenes, que gritan pidiendo que los dejen salir, lloran y exigen, rehenes y más y más rehenes…

Entonces, aunque no es su parada, se baja en el Parque Centenario, y se sienta sobre el pasto a tomar agua de su botellita de plástico.

marzo 13, 2017 at 4:09 am Deja un comentario

Día de protesta

agmerA esta altura del año, los trabajadores vemos cómo se ha profundizado el ajuste sobre nuestras espaldas como política del Estado nacional que se replica en nuestra provincia. Sobre todo a través del freno a todas las discusiones paritarias y el incremento de las tarifas de servicios que provocan cada vez mayor una mayor transferencia de recursos del sector del trabajo al del capital. “Desde antes de la mitad del año venimos exigiendo que los gobiernos nacional y provincial -continuó el delegado de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos- que nos posibiliten recuperar el poder adquisitivo ante el incremento continuo de precios tan sensibles para los trabajadores como comestibles, medicamentos, alquileres, ropa, energía y transporte.”

“El esquema regresivo se profundiza porque se mantiene vigente el impuesto al trabajo, la tristemente famosa cuarta categoría del impuesto a las ganancias; hoy más trabajadores docentes y docentes jubilados son alcanzados por la aplicación de esta injusta carga”, agregaron.

A su vez, el presupuesto entrerriano para 2017 no expresa ninguna voluntad de avanzar en mayor financiamiento para la educación pública, y está lejos del 28 por ciento de recursos genuinos provinciales fijado por la Constitución Provincial. Lo cual demuestra que la prioridad oficial es que “cierren” los números aunque los trabajadores se perjudiquen cada vez más.

Frente a este escenario los trabajadores de la educación de Entre Ríos empezaron a juntarse tempranito la mañana del viernes 4 de noviembre, para pronunciarse y marchar contra el ajuste, inspirados por un sol que definitivamente había desplazado esos oscuros pronósticos de lluvia.

noviembre 11, 2016 at 4:34 am Deja un comentario

La impunidad

Después de mirar la portada de los diarios busca el sitio del sindicato, y allí se encuentra con la mala nueva. El Tribunal Superior de Justicia de Neuquén, a más de nueve años de ocurrido el asesinato, declaró extinguida la causa Fuentealba II y sobreseyó a todos los imputados.

La noticia es de hace unos días pero, por una de esas trampas del destino, recién la publicaron este 11 de septiembre, domingo en que trnscurre el Día del Maestro. La Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia garantizó la impunidad del ex gobernador Jorge Sobisch y de los otros catorce procesados por su responsabilidad política en el asesinato de Carlos Fuentealba. Lo hicieron apelando a un argumento extraño: y burocrático: se vencieron los plazos.

fuentealbaAsí funciona el Poder de los poderosos, aún con los asesinos. No se investiga, se deja que pase el tiempo, hasta que un buen día, se cita un inciso, cae un sello y se cierra la causa.

Al pie de la notica se desparraman los comentarios. Uno exige que la Ctera y los gremios docentes de todo el país denuncien lo ocurrido y convoquen a nuevas acciones para “que la impunidad no se imponga”. Otro dice, simplemente, “¡Justicia por Carlos Fuentealba!”. Él quiere escribir algo, pero no puede; se queda paralizado observando la foto de Carlos Fuentealba junto a sus dos hijas. A una la lleva en brazos.

septiembre 21, 2016 at 4:34 am Deja un comentario

Mil metros libres

justicia-por-melisaNo se sabe quién ingresó el sábado 27 de agosto al domicilio de Hugo Pérez, habitante de Quequén e integrante de “Vecinos Autoconvocados del barrio Puerto Quequén” y “Por los 1.000 metros libres de fumigación en Necochea”, organización esta última que busca impedir que las avionetas hagan llover glifosato y mejunjes igual de nocivos sobre las casas y los patios de las escuelas. Al parecer quién ingreso a su casa entre sombras se fue rápido, pero antes dejó en la luneta trasera de su vehículo una botella con la etiqueta que decía: Danger Fosfamina. La fosfamina es un veneno que se utiliza para la fumigación.

Este hecho de violencia se realiza en una semana en la que las luchas de los integrantes de los “1.000 metros libres” se han hecho escuchar y han logrado repercusión nacional a partir de la denuncia de la impunidad con que se mueven -respecto a la contaminación- las empresas fumigadoras y los productores, que operan amparados por el Consorcio Puerto de Quequén, el verdadero poder que regentea la zona desde el amarradero cerealero.

Pérez es, además, un activo luchador en la causa de “Justicia por Melisa”, la joven que murió víctima del derrame de fosfuro de aluminio en el barrio y donde están implicados todos los sectores políticos tradicionales de Necochea. Durante esa semana también hubo novedades en la causa de la mujer muerta, de modo que nada parece casual.

Las amenazas contra Hugo Pérez son en realidad intimidaciones contra todo el movimiento ambientalista, del que forman parte, ya sea como activistas o simpatizantes, buena parte de los docentes de la mencionada jurisdicción bonaerense.

Quizás por eso la maestra, todavía indignada porque en el fin de semana se enteró del creciente hostigamiento, abre la clase de hoy lunes diciendo a sus alumnos que esta mañana les va explicar los porqués de una campaña que a ellos también les incumbe, y después escribe en el pizarrón Mil metros libres.

septiembre 12, 2016 at 4:14 am Deja un comentario

Entradas antiguas



A %d blogueros les gusta esto: