Posts filed under ‘Fábulas con y sin moraleja’

El garrón

GarrónQue toda suma que se otorgue, por cualquier concepto a los docentes en actividad también sea percibida por los jubilados. ¿Es acaso mucho pedir? ¿No es razonable exigir que “igual suma de aumento para activos y jubilados”, que ninguna suma sea en negro?

Sin embargo mientras él está leyendo el afiche que pegó el delegado de la escuela se tuvo que comer el garrón de que la supervisora, que pasó corriendo y ni siquiera le dio tiempo para la puteada, le mandara un “algún día…”. Así que su cabeza se quedó enredada con esas preguntas que suelta al aire y el recuerdo de las exigencias por demás justas del petitorio que firmó enojado hace unos días.

Según informan de la Caja de Jubilaciones de la provincia los jubilados van a recibir un reajuste del 1,4 que se suma al 17,4  del aumento ya otorgado, el total suma 18,8 por ciento. Informan además que lo adeudado por los meses de marzo, abril y mayo se abonará en planilla complementaria en el mes de junio sin especificar fecha.

El maestro rosarino se calza su gorra y sale caminando despacio. Si su mujer se llega a enterar que encima de sin plata anda así de agitado las puteadas van a ser para él.

junio 16, 2016 at 4:09 am Deja un comentario

Buen día, día

Buen día, día, Miguel AbueloNinguno de nosotros, seguramente, tiene el menor reparo en conceder lo beneficioso que resulta arrancar la jornada con una sonrisa como saludo, seguida de un “buenas…”.  Nada mejor como puerta de entrada al laburo de todos los días, después de respirar profundo y recibir el sol sobre el rostro. Así lo recuerda hoy en una columna de opinión , donde para darse más lustre y vuelo la autora, Laura Haimovichi, cita a Luis Alberto Spinetta y Miguel  Abuelo.

Ahora bien, basta que uno le pegue una mirada a las noticias que los diseñadores han colocado a su alrededor y las confronte con el mal humor social reinante -merced a la catarata de aumentos monumentales en los servicios, los precios de los supermercados, las muy acotados subas salariales y otros oscuros etcéteras de la hora- para que el comentario casi naif y de buena onda parezca haber sido perpetrado con toda intencionalidad desde las blindadas oficinas del ministerio de la felicidad, ¿no?

mayo 26, 2016 at 4:51 am Deja un comentario

La muerte de una trabajadora

Yolanda Mercedes,SOEMEHubo un encuentro en el Ministerio de Trabajo donde los funcionarios aclararon con todas la letras a los inquietos sindicalistas que no se trataba de  un error. En reunión de gabinete se había decidido descontarle casi la totalidad del sueldo a sesenta y cinco mil trabajadores. El Defensor del Pueblo de la provincia, cuatro abogados y los representantes gremiales se quedaron con la boca abierta. No había equivocación, y la finalidad manifiesta era la de amedrentar a todos los empleados para que no hagan más paro. El argumento justificatorio fue que estaban en presencia de un “exceso de huelga”.

Los auxiliares de educación bonaerenses, que realizan tareas de limpieza y portería en las escuelas, venían realizando medidas de fuerza desde hacía un mes. En respuesta, desde la Dirección General de Cultura y Educación provincial recortaron los sueldos. En ese marco, una trabajadora de sesenta años -que se desempeñaba en la escuela especial número 506 de Mar del Plata- se descompensó ni bien se anotició de que le habían descontado alrededor de seis mil pesos del  salario. La mujer tenía un problema en el corazón y estaba en tratamiento. Era afiliada desde hacía más de treinta años al Sindicato de Obreros y Empleados de la Minoridad y la Educación, y falleció producto de un infarto.

Frente a la conmoción, representantes legales del SOEME presentaron una denuncia penal por presunto homicidio culposo en la Comisaría 2ª marplatense; piden que se investigue la actuación de las autoridades bonaerenses que decidieron la aplicación de esos descuentos a quienes cumplieran las medidas de fuerza. La denuncia se presentó contra la gobernadora María Eugenia Vidal y el ministro de Educación Alejandro Finocchiaro.

Al día siguiente le devolvieron la plata, cuando ya Yolanda Mercedes había muerto por el disgusto cuando se enteró que tenía cuarenta pesos en la cuenta y ella no había hecho paro. Falleció del corazón por el disgusto.

Poco tiempo después, durante una escueta conferencia de prensa brindada en la planta de neumáticos de Bridgestone, un periodista le preguntó a Mauricio Macri por la mujer fallecida.  El presidente le contestó: “No tengo la respuesta, te la debo”.

mayo 2, 2016 at 4:36 am Deja un comentario

Jürgen Habermas y las mesas de diálogo

Cisadems 1La movilización de la semana anterior, que arrancó en La Banda y llegó a la ciudad capital, fue bien concurrida, es cierto, pero ni bien se afilaba un poco la mirada y el cálculo se podía advertir que los concurrentes eran menos que en las marchas anteriores. El gobierno provincial apuró entonces un comunicado oficial y quiso sorprender a los gremios con una supuesta “voluntad de dialogar”. Ni bien se leía la letra chica quedaba claro, negro sobre blanco, que sólo se “charlaría amablemente” en el marco legal de la Mesa del Diálogo, así, con mayúsculas. Una instancia repudiada infinitas veces por los maestros en sus asambleas ya que niega las paritarias. Es decir que el diálogo en cuestión postergaba la discusión sobre salarios hasta el año que viene y exigía el  levantamiento ya de todas las medidas de fuerza. Un desastre mayor que Cancha Rayada.

“Pensar -se dijo la maestra triste- que con el curro del diálogo, ese “intercambio comunicativo racional”, hay filósofos que han llenado gruesos volúmenes…”

Cisadems 2Pocos días después, cuando se cerraba la cuarta semana de huelga, la docencia de  Santiago del Estero realizó una movilización provincial a Termas de Río Hondo y el número de los manifestantes asustó a propios y ajenos: fueron más de diez mil. Que encima debieron enfrentar la ofensiva oficial y de las cámaras patronales, quienes responsabilizaron a los docentes por la posible merma del turismo y la recaudación durante la Semana Santa.

Ese día los ojos y el entusiasmo se le llenaron de gente, y ella nunca más volvió a pensar en Jürgen Habermas.

abril 5, 2016 at 4:00 am Deja un comentario

Los números de la educación

Sergio Soto, ministro de Educación del ChacoEl ministro de Educación del Chaco, Sergio Soto, se apersonó en la Legislatura local y apalancado por papeles diversos que auguraban la alquimia enfatizó parsimoniosos que la política educativa aplicada por el actual gobierno de la provincia entre los años 2007 a 2015, coronó con “más de 600% de incremento en el salario docente, y más de 60.000 alumnos nuevos…”.

Ni bien terminó su disertación las gremiales docentes se vieron obligadas a salir a enfrentar las cifras del éxito.

Recordaron que tan fantástico crecimiento de los sueldos se aplica sobre los salarios iniciales, y que si se tienen en cuenta los índices de la inflación en realidad han retrocedido en la mayor parte de las escalas. Por otra parte, el crecimiento de la población escolar, indicaron, no se vio acompañado por un mayor presupuesto destinado a las cuestiones edilicias, razón por la cual las escuelas y colegios del Chaco se encuentran hoy mayormente en estado de emergencia.

Pero sobre todo, recalcaron que si el ministro tanto se esmera en acercar esos fluorescentes números, es porque se niega a negociar para este segundo semestre una mejora, según se había comprometido al comienzo del año.

De inmediato el Sindicato de los Trabajadores de la Educación del Chaco convocó a una huelga y el buen ministro les respondió primero tratando de imponerles la conciliación obligatoria y luego con la amenaza de que va a solicitar que el Estado no realice más la retención de cuotas sindicales y revoque las licencias gremiales. La retórica tiene patas así de cortas.

noviembre 24, 2015 at 4:22 am Deja un comentario

Noé

Sala de profesores de escuela secundariaEn los colegios privados la actividad sindical es una tarea bien difícil de llevar adelante, incluso entendida de una manera elemental, es decir a partir de la reunión de los profesores para considerar colectivamente sus malestares. Los motivos son diversos. En este caso sucede porque tradicionalmente han cobrado unos mangos más de lo que indican las planillas estandarizadas del ministerio. Por otra parte, hay algunos adicionales para quienes preparan pruebas integradoras en el área de ciencias, para los jefes de departamento, para las asesorías de los trabajos escritos de mayor aliento, y así se va tirando.

Pues bien, la calma duró hasta que durante un receso y mate cocido de por medio un par de docentes se tomaron el trabajo de confrontar sus recibos de sueldo con los de otros privados de la zona. Advirtieron entonces que el mentado plus era hoy por hoy antes un recuerdo que una realidad, y que en la actualidad estaban cobrando la hora cátedra igual que cualquier media pública.

Establecido el problema la charla siguió, como debía ser, hacia las posibles soluciones del atraso salarial. Una primera y sencilla iniciativa que se les ocurrió fue armar una lista de correo electrónico para que todos participaran y expresaran sus pareceres. Para agregarse al grupo de mínima discusión basta hacer un click en mensaje recibido, pero así y todo los que hasta se sumaron en las dos primeras semanas fueron pocos. Nuevas charlas desperdigadas en los recreos lograron empujar al ruedo más participantes; todavía no se atrevieron a los cartelitos en las paredes para no irritar a las autoridades.

Un poco desilusionado por el ritmo cansino de la empresa, esta mañana uno de los dinámicos profesores sentenció: “Esto va a costar más que a Noé llenar el arca”.

junio 13, 2015 at 4:51 am Deja un comentario

Los dos patitos

Debe ser que yo estoy loca, se dice, porque si no se explica que sea tan inmediata y decididamente incapaz de entender de qué están hablando.

En la primera reunión, casi en la semana en que arrancaban las clases, se saludaron como a esos parientes que no se ve hace años, intercambiaron impresiones diversas, compraron facturas y pasaron el mate hasta que estuvo excesivamente lavado y ya no había más yerba, se contaron las vacaciones más bien cortas que muchos pudieron tomarse. Sobre el final, la única cifra consistente que circuló fue una que acercó el delegado. El número calculaba fundamentadamente que desde diciembre de 2012 a la fecha, el salario real de los profesores universitarios de la Argentina cayó por lo menos el 20 por ciento.

Los dos patitos

Hubo una serie de idas y vueltas, promesas y postergaciones, hasta que el 27 de abril, el gobierno presentó una oferta de mejora salarial que rezaba así: un 12 por ciento de incremento en junio y otra cuota de un 10 a definir durante el segundo semestre. Además, se continúa sin dar ninguna fecha de publicación del postergado Convenio Colectivo de Trabajo, cuya sanción sumaría alguna mejora.

Cuando empieza la ronda de las intervenciones uno dice que habría que consultar a más compañeros que los hoy presentes para ver qué opinan, otro hace la cuenta de cuánto sería el sueldo inicial conformado si se le agrega el porcentaje indicado, y ella deduce que debe estar loca. No entiendo, si no es así, como alguien puede siquiera poner a consideración un disparate así. Casi una cargada, una provocación.

Es entendible que siempre cuesta tomar medidas de acción directa como protesta, es entendible que todos teman alguna sanción o directamente perder el trabajo. Todo eso lo entiende. Pero no que se juegue con los números, con los dos patitos ofrecidos a ver si se multiplican en la suma y resta y por arte de milagro se convierten en cuatro. “Es el juego del INDEC”, se dice y se le ocurre que es un nombre bárbaro para patentar y un día de estos salir a arrebatar el éxito al Preguntados.

mayo 30, 2015 at 4:44 am Deja un comentario

Entradas antiguas



Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 25 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: