Por una asamblea única de los docentes porteños para lograr todas las demandas: ¡organicemos el no inicio de las clases!

febrero 12, 2017 at 4:23 am Deja un comentario

ademysCerramos el año con la lucha por los 3000 despidos (400 de trabajadores del Ministerio de Educación y 2600 tutores, que implicaba además dejar sin posibilidad de cursar a 130.000 docentes)en el Ministerio de Educación Nacional que implicaban una enorme pérdida de puestos laborales y una reducción drástica en las capacitaciones. A pesar de las diferentes medidas llevadas adelante el conflicto no se ha resuelto del todo.

Luego, el 2017 nos recibió con una “novedad”: el Gobierno de la Ciudad reformó el art. 17 del estatuto con el que pretende que el puntaje de cursos caduque cada 5 años. No sólo se trata de una medida pedagógicamente ridícula (ya que el conocimiento no tiene 5 años de fecha de vencimiento) sino que además acrecentará el negocio del puntaje. [i]

Por otro lado, la limosna del bono llegó con descuentos de ganancias. Lejos de la promesa electoral de eliminarlo, este problema se acrecienta y perjudica cada vez a más docentes.

El impuesto al salario y la privatización de la capacitación fueron denunciadas por Ademys durante años y se suman a los problemas que motivaron las múltiples medidas de lucha que desde el sindicato llevamos adelante (desde el no inicio de clases en febrero hasta la última movilización del año el 20 de diciembre contra la modificación del art. 17 y por la reapertura de paritarias, pasando por todos los cortes, clases públicas, abrazos, paros, etc.) A esto se suma la pelea por construcción de escuelas para que haya vacantes para todos, por la vuelta de las elecciones de Junta para que haya concursos transparentes, la lucha contra la evaluación externa, etc.

Si bien desde Ademys fuimos el único sindicato que denunció que el acuerdo salarial era menor a la inflación, en cuotas, en negro, que achataba aún más la escala salarial y que iba a ser perjudicado parte del aumento por ganancias. Si bien fuimos los únicos que denunciamos la implementación de la jornada extendida; quienes reclamamos por el sueldo de los docentes de jornada intensificada; quienes denunciamos los despidos encubiertos y la precarización laboral que implicaba la NES y un largo etcétera, todo esto no alcanzó. Si el Gobierno pudo avanzar en sus políticas fue por la complicidad de los sindicatos que le dejaron pasar el “acuerdo salarial” y que incluso apoyaban el impuesto al salario; aquellos sindicatos que viven de la venta del puntaje y de los favores del gobierno.

¿Qué proponemos desde Ademys (Asociación de los Docentes de la Enseñanza Media y Superior)?

Creemos que hay que parar los avances del gobierno. No podemos dejar pasar los despidos, la modificación del art. 17, ni volver a cobrar un salario menor a la canasta familiar.

Pero para que esas y todas las demandas sean escuchadas, hay que organizarse y salir a pelear juntos.

No alcanza con la indignación y el enojo; tenemos que organizarnos todos los docentes (afiliados a cualquier sindicato y no afiliados, sin distinción alguna) y hacer asambleas en las escuelas para que seamos los docentes quienes decidamos como lograr nuestras reivindicaciones.

Desde Ademys, que no tenemos ningún favor del GCBA que retribuir ni lo queremos tener, que siempre hemos rechazado los acuerdos salariales a la baja y que somos independientes de éste y todos los gobiernos, nos proponemos ponernos a la cabeza de los reclamos, organizando a la docencia para garantizar el no inicio de las clases hasta que nuestras demandas sean escuchadas.

Proponemos que la vuelta a las escuelas sea con asambleas por escuelas y asambleas de toda la docencia para garantizar la lucha por un salario no menor a la canasta familiar, contra la modificación del art. 17, contra los despidos en Educación, contra el impuesto al salario (ganancias), por la resolución de la situación de los docentes de escuelas intensificadas, por la construcción de escuelas y un plan de infraestructura, contra la implementación de la jornada extendida, por el fin de la precarización laboral y los contratos, por elecciones de miembros de Junta de Clasificación y Disciplina, por la actualización de todos los listados de media y el llamado a concursos transparentes, etc.

El momento de pelear por estas y todas nuestras reivindicaciones es ahora. No aceptemos que otros decidan por sobre los docentes cuánto vamos a tener para vivir firmando acuerdos salariales menores a la inflación, ni cada cuánto caduca nuestro puntaje.

[i] Se trata de un gran avance en la mercantilización y privatización del conocimiento. Como profundización de esta línea podemos enunciar el vaciamiento del Programa Nuestra Escuela y el desguace progresivo de la Escuela de  Maestros a la vez que se fortalece desde el gobierno la formación en Universidades privada como la San Andrés o la USAL (Universidad del Salvador).

Anuncios

Entry filed under: Reportajes y otros modos de la palabra ajena.

Los maestros de La Plata y Quilmes contra el “techo” al aumento salarial que impulsan los gobiernos nacional y provinciales Los profesores universitarios rechazan el 18 por ciento de aumento salarial que intenta imponer el gobierno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed



A %d blogueros les gusta esto: