Polinomios y dedos cruzados

octubre 29, 2016 at 4:21 am Deja un comentario

cortes-de-luzSe da cuenta de pronto, mientras ojea el diario del domingo, que entre la discusión del bono de fin de año, la visita de Mauricio Macri al Vaticano y los avatares del blanqueo, pasó inadvertido en las noticias destacadas que esta semana se realizará la audiencia pública para informar sobre la Revisión Tarifaria Integral en el servicio eléctrico del área metropolitana de Buenos Aires, que va a regir las desventuras de los consumidores a partir de 2017 y hasta 2022. Por si a alguien le interesa el detalle, ya están publicadas las propuestas de Edenor y Edesur, que atienden a más de cinco millones de clientes y son las dos únicas distribuidoras con regulación nacional.

Se imagina, como alguna vez imaginó, que bien valdría la pena mirar con detenimiento la última factura que pagó para especular cuánto le podría tocar con el aumento. Pero se encuentra con esta descripción que lo frena en seco: “Hasta 2022, el VAD se ajustará sobre la base de una fórmula polinómica que incluye las variaciones de precios minoristas y mayoristas, costo de la construcción, salarios y tipo de cambio, entre otros, para mantenerlo en pesos a valor constante”.

“Polinomios, mi dios”, reflexiona abatido cuando de pronto encuentra su caso particular de diciembre a marzo del verano anterior; según los organismos oficiales el número de reclamos por falta de suministro creció de 12.700 en 2004, a nada menos que 614.300 diez años después.

Aunque el riesgo de que el número siga ascendiendo no está totalmente despejado para los próximos meses (además de la insuficiente generación eléctrica, entra a tallar el refuerzo con costosas importaciones), las distribuidoras confían en una progresiva mejora en zonas críticas debido a las inversiones concretadas este año, dice la cita de uno de los voceros de las empresas, pero agrega seguido que, no obstante, el ritmo de varias obras se vio resentido por la judicialización de las subas tarifarias. O sea, más polinomios.

“En definitiva, si bien puede verse una luz al final del túnel, llevará un buen tiempo reconstruir un sistema eléctrico…”, concluye el especialista. Dobla el periódico y lo echa a un costado de la mesa mientras su mujer vuelve de la panadería puteando al aire porque otra vez hay una cuadrilla demoliendo las baldosas a un costado de la puerta de entrada. Con otro espíritu, él cruza los dedos y reza. Ojalá se trate de un buen signo, que sean los muchachos de Edenor que están cambiando cables viejos así en medio de los calores puede soplar un poco de aire fresco de los ventiladores y no precisamente para agitar la luz de las velas.

Anuncios

Entry filed under: Crónicas e iluminaciones.

Los maestros de Santiago del Estero alertan ante la posibilidad del cese de la cobertura de salud Los estudiantes encabezan la oposición a Michel Temer: las ocupaciones de escuelas en todo Brasil tienen su motivo en la enmienda constitucional 241 que tiene media sanción y que congela por veinte años la inversión en salud, educación y en el resto del presupuesto nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed



A %d blogueros les gusta esto: