La rebelión de los obreros fabriles: la participación de la fuerza de trabajo norteamericana es la más baja de la historia; era 67,2% en 2000 y cayó a 62,1% en 2015

julio 13, 2016 at 10:53 am Deja un comentario

Obreros industriales de EE UU(Por Jorge Castro. Clarín, “Ieco”, miércoles 13 de julio de 2016)- La tasa de mortalidad de todos los grupos sociales y étnicos norteamericanos declinó 2% anual en los 20 años previos a 1998; y a partir de ese año, la mortalidad de la clase trabajadora industrial blanca (entre 45 y 54 años de edad) aumentó 0,5% anual, único caso en EE.UU. Significa que en este período hubo más de medio millón de muertes por causas exclusivamente originadas en su particularidad socioeconómica.

Esas causas son básicamente tres: el suicidio, las drogas y el abuso del alcohol. La clase trabajadora industrial estadounidense se destruye a sí misma en forma deliberada, en un ejercicio extraordinario de autoflagelación.

Al mismo tiempo, el nivel de participación de la fuerza de trabajo norteamericana es el más bajo de la historia. Era 67, 2% en 2000 y cayó a 62,1% en 2015; y esa disminución se refiere ante todo a los hombres en condición de trabajar entre 25 y 54 años de edad, sólo poseedores de educación secundaria. La mitad de los hombres de EE.UU., cuando su nivel de educación es escaso, está fuera del mercado de trabajo.

Esta omisión afecta incluso a los que disponen de un puesto de trabajo. Entre 1975 y 2014, los ingresos de los trabajadores estadounidenses con educación secundaria pasaron de 80% de los montos recibidos por los sectores de alto nivel educativo a menos de 60%, y esta tendencia declinante se ha acelerado a partir de 2000.

En EE.UU. se modifica la curva de demanda de los trabajadores de menor calificación, que afecta tanto el nivel de empleo como su capacidad de percepción de ingresos reales. La fuerza de trabajo industrial en EE.UU. se redujo más de 6 millones de trabajadores en los últimos 15 años (eran 17 millones en 2000 y ahora son 11 millones).

La productividad industrial estadounidense creció 4% anual en este periodo, y a partir de 2006, al desatarse la nueva revolución industrial –que EE.UU. encabeza en el mundo–, el incremento de la productividad adquirió un carácter exponencial, con una correlativa tendencia a la desaparición de la fuerza de trabajo como actividad física y directa, para ser reemplazada por la “inteligencia colectiva” (conocimiento universal procesado).

Al mismo tiempo, la manufactura norteamericana tiene ofrecidos más de 4 millones de puestos de trabajo que no son ocupados por carecer el mercado de trabajadores con suficiente calificación. La desocupación en EE.UU. es hoy menor (4,7%) que la que tenía en los 10 años previos a la crisis 2008-2009. La clase media es hoy menos de la mitad de la población de EE. UU. por primera vez en la historia. Era 61% del universo adulto en 1960 y se redujo ahora a 48%.

El sector más perjudicado por esta reducción es el menos educado. Por eso, la distancia entre los ingresos reales de los norteamericanos con grado universitario y los que sólo poseen títulos secundarios se ha multiplicado por dos entre 1979 y 2012.

La intención de voto en los estados industrializados del Medio Oeste (Ohio, Pensilvania, Wisconsin, Illinois) en los trabajadores industriales blancos entre Donald Trump y Hillary Clinton, es 7 a 3 a favor del primero. En esos estados, la proporción de votantes de Bernie Sanders que señalan que si tienen que elegir entre Clinton y Trump en noviembre elegirán al segundo es más de 40%.

El factor decisivo de la victoria por 3 puntos de las opción “por salir” del referendo británico (51,3% vs. 48,7%) fue el voto de la clase trabajadora industrial de los distritos del norte de Inglaterra.

Hay una virtual sublevación de los trabajadores industriales del mundo avanzado, que han sido los grandes perjudicados por el proceso de globalización de los últimos 25 años.

Este acontecimiento modifica en sus raíces la política mundial en 2016 y nuevamente el epicentro de los acontecimientos globales es EE.UU., el país-frontera.

Anuncios

Entry filed under: Reportajes y otros modos de la palabra ajena.

Buenos Aires: los maestros se suman a la huelga de los trabajadores estatales de la provincia y convocan a marchar a la ciudad de La Plata ¡Efectivización ya! Movilización al CONICET para exigir que se confirmen los ingresos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed



A %d blogueros les gusta esto: