La Catalunya de Mas: 300 mil alumnos y alumnas de 3 a 16 años viviendo bajo el umbral de la pobreza

noviembre 21, 2015 at 9:55 am Deja un comentario

300 mil alumnos y alumnas de 3 a 16 años viviendo bajo el umbral de la pobreza(El Periódico. Barcelona, sábado 21 de noviembre de 2015)- La Plataforma Drets dels Infants en l’Àmbit Educatiu (DIAE), compuesta por sindicatos, entidades y asociaciones, ha reclamado este viernes un “cambio radical” en el modelo de las becas comedor, y ha remarcado que existen alrededor de 300.000 alumnos en Catalunya bajo el umbral de la pobreza.

Según la FaPac, si el 28,8% de menores de 16 años vive bajo el umbral de la pobreza, unos 300.000 alumnos catalanes deberían recibir una beca comedor. Encambio, el Departamento ha otorgado alrededor de las80.000, una cifra ligeramente superior a los últimosaños. Por ello, desde la comunidad educativa se denuncia que unos 220.000 niños y niñas con necesidades se quedan sin esta beca y por tanto, se los vulnera el derecho a la educación. Aprovechando el Día Mundial de los Derechos del Niño, una decena de personas han pasado la noche en la sede de la FAVB para exigir un cambio de modelo que apueste por la gratuidad del comedor escolar y, de no ser posible, para cambiar los umbrales económicos en la concesión de ayudas.

Que se trate el comedor escolar como la clase de matemáticas. Este es el objetivo de las entidades agrupadas en la Plataforma DIAE, Derechos de los Niños en el Ámbito Educativo como son la Federación de Asociaciones de Padres de Cataluña (FaPac), el Marco Unitario de la Comunidad Educativa (MUCE), la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB) y la Alianza por la Soberanía Alimentaria (ASAC), que este jueves por la noche se han cerrado en la sede de la FAVB para hacer un ayuno de 24 horas y reclamar la gratuidad del servicio de comedor escolar, como medida para evitar que se creen desigualdades en función del acceso a este servicio. Alex Castillo, presidente de la FaPac, considera que el derecho a la alimentación es un derecho igual que el de la educación y por ello, debe ser accesible para todos y no sólo para los que cumplen unos requisitos económicos concretos.
En este sentido, las entidades critican que para lograr el 100% de la beca, una familia de 4 miembros debe tener unos ingresos no superiores a 8.000 euros, y que para conseguir la ayuda del 50%, no pueden superar los 11.000. De este modo, ha criticado Xavier Montagut, del ASAC, la administración sólo soluciona los problemas “de extrema gravedad”, dejando de lado muchos alumnos que tienen necesidades que cumplen los estándares de pobreza establecidos por el Idescat. Para Castillo, el 28.8% de los alumnos catalanes viven por debajo del umbral de la pobreza y en cambio, sólo se otorgan, este año y en una cifra ligeramente superior que en los últimos años, 80.000 becas comedor. Por ello, calcula que, si hay 300.000 niños con necesidades, unos 220.000 se quedan sin acceder al comedor por razones económicas y por tanto, ven vulnerado su derecho a la alimentación y también a la educación.“Queremos que se valore la beca comedor como un derecho del niño”, declara Alex Castillo, que también considera que no debe ser una “cuestión presupuestaria” y por eso critica que el Departamento escude con el aumento, los últimos años, de partidas dedicadas a las becas comedor, que considera aún insuficientes.
300 mil alumnos y alumnas de 3 a 16 años viviendo bajo el umbral de la pobrezaDenuncia de la comunidad educativa: las becas comedor olvidan a 120.000 alumnos pobres

Varias entidades piden que el Govern eleve las ayudas a 250 millones de euros. Reclaman que las administraciones se coordinen y agilicen el proceso de solicitud.

Que dejen de ser «una gracia, una ayuda casi de beneficencia», y que pasen a ser consideradas un derecho en toda regla. Solo así, garantizando el acceso de todos los que las precisan, las becas de comedorllegarán a cubrir las necesidades de los alumnos más vulnerables. Las 80.000 ayudas que este curso tiene previsto conceder la Conselleria d’Ensenyament, que reserva para tal propósito un presupuesto de 48 millones de euros, son, a partir de esta premisa, «insuficientes», aunque algunas de ellas cubran el 100% del gasto del servicio, denuncia la Plataforma Drets dels Infants en l’Àmbit Educatiu (DIAE). La entidad calcula que en Catalunya hay unos 300.000 jóvenes de 3 a 16 años viviendo bajo el umbral de la pobreza, según datos del Institut Català d’Estadística.

La plataforma, que ayer organizó una jornada de ayuno de 24 horas para apoyar la revisión del sistema de becas de comedor, considera que los requisitos implantados hace tan solo dos años por Ensenyament para que un alumno pueda ser beneficiario de una ayuda «son draconianos», dijo Xavier Montagut, portavoz de laAlianza por la Soberanía Alimentaria, una de las entidades integrantes de la DIAE. «El proceso burocrático que han de seguir las familias es largo y farragoso», lamentó Montagut, que lamentó que la situación es «tan endemoniada» que, encima, las administraciones no hacen sino que «tirarse piedras sobre quién tiene la culpa». En lugar de eso, deberían centrarse en la solución.

Un 0,01 por ciento más de presupuesto

«Comer sano y de forma suficiente es parte del derecho a la educación y como tal tendría que ser gratuito», insiste el manifiesto que ha elaborado la plataforma y que ha sido enviado a los partidos políticos. Para garantizarlo, bastaría con que la Generalitat aumentase una centésima (o un 0,01%) el porcentaje del presupuesto de la Conselleria d’Ensenyament y este se destinase a las becas de comedor, de modo que de los actuales 48 millones de euros se alcanzaran los 250 millones.

«Más allá de las cantidades destinadas a este concepto, y que se han incrementado estos dos últimos cursos, el problema es que sigue habiendo demasiadas trabas, demasiadas administraciones implicadas y poca coordinación entre ellas», clamó el presidente de la federación de asociaciones de padres de alumnos (Fapac), Àlex Castillo, otra de las entidades participantes en el ayuno, junto con el resto de asociaciones que forman el Marc Unitari de la Comunitat Educativa (MUCE).

Castillo lamentó que este curso, «un año más», muchas familias que reúnen los requisitos aprobados por Ensenyament se están quedando sin la beca, «lo que obliga a ayuntamientos y a las propias escuelas a crear sus propios programas de ayudas para poder atender debidamente a los niños afectados».

Anuncios

Entry filed under: Reportajes y otros modos de la palabra ajena.

“Escuela Recuperada Carlos Fuentealba”: otra promesa oficial incumplida, otra obra parada La docencia y la educación pública ante el balotaje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed



A %d blogueros les gusta esto: