Debaten una Ley de inclusión educativa: proponen sacar las escuelas especiales y hay polémica

junio 20, 2015 at 4:33 am Deja un comentario

(Por Alfredo Dillon. Clarín, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, jueves de junio de 2015)– En el diagnóstico coinciden todos: hoy la escuela común no integra de manera efectiva a los chicos con discapacidad. Pero a la hora de pensar la solución, las aguas se dividen. ¿Cuál es la mejor fórmula para lograr la inclusión educativa de los chicos discapacitados? Mientras algunos defienden el rol de las escuelas especiales, otros las critican y piden que todos los chicos se integren en escuelas comunes.
Unas 130 organizaciones de todo el país dedicadas a la discapacidad, nucleadas en el Grupo Artículo 24, reclaman que las escuelas especiales dejen de funcionar como tales y se transformen en centros de apoyo a las escuelas comunes, para que sean estas las encargadas de educar a los chicos con discapacidad. Así lo plantearon en el marco de los debates por el proyecto de Ley de Inclusión Educativa que empezó a discutirse en la Legislatura porteña, impulsado por la diputada Victoria Morales Gorleri (PRO), presidenta de la Comisión de Educación.

Debaten una Ley de inclusión educativaEl artículo 24 de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, que desde noviembre de 2014 tiene rango constitucional para la Argentina, exige que “las personas con discapacidad no queden excluidas del sistema general de educación por motivos de discapacidad”. Este es uno de los principales puntos de apoyo para las ONG de Artículo 24, que piden que, en el largo plazo, las escuelas especiales se “reconviertan” en centros de apoyo a las escuelas comunes, y que estas garanticen la “inclusión real” de los discapacitados. Argumentan que los colegios especiales “segregan” a los chicos, no reflejan la diversidad social y atentan contra la inclusión.
“La escuela tiene que ser la caja genética de la sociedad que queremos. Si al diferente lo sacamos afuera, eso implica una postura filosófica muy fuerte. Nosotros creemos que la escuela especial existe solo porque la común no cumple con su tarea, que es recibir a todos los alumnos con los apoyos necesarios”, plantea a Clarín Lea Vainer, miembro de Artículo 24 y ex directora y fundadora de la Escuela Arlene Fern, con una clara orientación “integradora”.
“Desde la escuela especial sostienen que ahí los chicos están con sus ‘pares’. Pero la paridad no se da por la discapacidad: un chico es ‘par’ de otros que tengan su misma edad, no su misma discapacidad”, sostiene Gabriela Santuccione, mamá de Juan Manuel, que cursa 4° año de la secundaria integrado en la Escuela N° 8 de Belgrano.
De todos modos, los “detractores” de la escuela especial reconocen que aún existen “múltiples barreras” para la integración de los chicos con discapacidad en los colegios comunes: desde cuestiones edilicias hasta la formación y “actitud” de los docentes que no saben cómo abordar esta realidad. “La escuela común también se tiene que reconvertir”, afirma Gabriela.
Otras organizaciones defienden el derecho de los padres a elegir qué escuela quieren para sus hijos y sostienen que las escuelas especiales tienen “metodologías específicas, estímulos personalizados y docentes especialmente formados” para enseñarle a esta población.
Silvina Barrón, directora de la escuela especial Federico Dormick (especializada en trastornos del lenguaje) y directiva del Grupo de Establecimientos Educativos Especiales de Buenos Aires (GEeeBA), asegura: “Nosotros reconocemos que hay niños que se benefician de la escuela común, pero creemos que no se debe reducir la diversidad. La escuela especial recibe a todos los niños: no segrega. Algunos chicos vienen de la escuela común con problemas serios, habiendo pasado de grado sin los aprendizajes mínimos. La escuela especial usa estrategias específicas para cada chico, respetando sus ritmos, para que los alumnos aprendan y desarrollen su máximo potencial”.
Desde GEeeBA también denuncian que los docentes comunes “no tienen la formación necesaria” para trabajar con chicos discapacitados. “El profesorado en educación especial dura 4 años, y está orientado a una discapacidad específica, sea intelectual, motriz, auditiva, visual, etcétera”, menciona Barrón. El profesorado común, en cambio, no incluye formación en estas áreas.
Según cifras oficiales, en Argentina hay 99.341 estudiantes en 3028 escuelas especiales, incluyendo nivel inicial, primario y secundario. En la Ciudad son 6500. No hay datos de cuántos chicos con discapacidad van a escuelas comunes, pero todas las fuentes reconocen una tendencia creciente a la integración.
Frente a las diversas posturas, Morales Gorleri, impulsora del debate en la Legislatura, admite que “faltan herramientas para que la escuela común incluya a todos los chicos” y que su prioridad, antes de avanzar con la ley, es “encontrar caminos intermedios, lograr consensos”. Aunque no descarta plantear cambios que “a largo plazo” contemplen la desaparición de la escuela especial, la diputada subraya que “se debe respetar la libertad de decisión de las familias”.

Anuncios

Entry filed under: Reportajes y otros modos de la palabra ajena.

Protesta contra la nueva secundaria porteña: ya hay 10 escuelas tomadas, en una semana de conflicto Con la presencia de más de 350 delegados de escuela se efectuó en La Plata un nuevo Plenario Provincial de Delegados con mandato convocado por los Suteba combativos: paro el lunes 22 de junio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed



A %d blogueros les gusta esto: