El Ciclo Básico Común está en debate y los docentes alertan sobre las profundas dificultades de los alumnos para leer textos académicos: profesores de la Universidad de Buenos Aires reclaman la reapertura de talleres niveladores de lectocomprensión

junio 4, 2015 at 2:00 pm Deja un comentario

(Por Paula Krizanovic. i.Profesional, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, miércoles 3 de junio de 2015)– Es un filtro”, fue la crítica más común realizada históricamente al Ciclo Básico Común (CBC) que la mayoría de los ingresantes a la Universidad de Buenos Aires deben atravesar con éxito para comenzar en esa casa de altos estudios su carrera universitaria.

Pero en muchos casos este “filtro” no sólo ofrece un panorama de la currícula de estudios por venir, sino que además oficia de instancia niveladora respecto de deficiencias con las que los alumnos terminan la escuela secundaria.

El nivel de lectocomprensión suele ser uno de los factores en los que se enfocan las autoridades del CBC sus esfuerzos para corregir estas carencias. Sobre todo porque en la medida que muchas carreras centran sus metodologías de enseñanza en la lectura de textos académicos, quienes no están adaptados a trabajar estos documentos ven dificultado su progreso, y en más casos que pocos, desertan de la universidad.

Uno de los planes en danza, que tomó conocimiento público la semana pasada tras la última reunión del Consejo Superior de la UBA, fue un polémico proyecto que pretende ofrecer talleres de lectura y escritura a los ingresantes de todas las carreras.

No se trata de que los egresados del secundario no sepan leer y escribir. “El problema, en términos generales, es que los alumnos no suelen practicar una lectura crítica de los textos complejos propios de la vida universitaria, una que vuelva sobre lo leído y lo interrogue según los requerimientos de la tarea que deben hacer”, explicó a este medio la profesora adjunta de Semiología del CBC, Cecilia Pereira.

CBC

Por el contrario, el tipo de trabajo al que llegan acostumbrados los graduados de la escuela media es la “lectura fragmentaria” o “aditiva”. Es decir, están habituados a “sumar” la información leída.

“Esto los lleva, entre otras cosas, a no establecer distinciones entre las partes del texto que objetan posiciones anteriores o se distancian de posturas existentes, o las que desarrollan la postura defendida por su autor. Las consecuencias son graves porque pueden llegar a considerar que un autor afirma algo, porque ‘figura en el texto’, cuando en realidad el autor lo está refutando”, ejemplificó la docente.

A estos problemas típicos se agregan otros que detectan los profesores del CBC: no ser capaces de reconocer cuando un documento es sólo portador de un punto de vista o cuáles son lasperspectivas desplazadas por el mismo; no establecer la relación con el contexto de su producción; y dificultades para diferenciar si pertenece al campo periodístico, jurídico, científico, etc.

“Finalmente, tienden a hacer una lectura de las obras como entidades absolutamente autónomas.No establecen relaciones entre textos: les cuesta identificar o construir criterios para comparar o confrontar posiciones en torno de los temas o de los posicionamientos teóricos leídos”, agregó la docente que desde los ’80 investiga junto con la Dra. Mariana di Stefano los problemas de lectoescritura que presentan los alumnos del CBC.

Un sesgo cultural

A la hora de asignar las causas de estas deficiencias de lectocomprensión, no hay una respuesta lineal. No se trata solo de la formación que se recibe en el secundario, sino del preconcepto cultural por la cual la lectura es entendida solo en relación con el acopio de datos poco contextualizados

“Las representaciones sociales sobre lo que es leer orientan la actividad lectora, regulan la manera de leer, la búsqueda de los aspectos que se consideran significativos y la desatención de aspectos que se consideran irrelevantes”, especificó Pereira.

Una investigación que las dos mencionadas profesoras realizaron en el marco de la cátedra de Semiología que conduce desde hace décadas una de las eminencias locales en la materia, Elvira Narvaja de Arnoux, arroja algo de luz sobre el sesgo cultural con el que se emprende la tarea lectora.

Se le planteó a los estudiantes una consigna: leer textos de autores de diversas épocas sobre elcarácter neutral o no de la ciencia. Algunos epistemólogos sugeridos sostenían la neutralidad de dicha actividad, y otros todo lo contrario.

“Más del 40% alumnos tendió a considerar que los textos sostenían que la ciencia era neutral. Es decir, frente a los obstáculos diversos para leer esos documentos, optaron por sobreinterpretar los distintos planteos a partir de una de las representaciones dominantes en el sentido común. En este caso, los obstáculos en la lectura impidieron a estos estudiantes acceder al debate sobre el tema, evaluar las posiciones y extraer conclusiones al respecto”, dijo categórica Pereira a Campus-iProfesional.

Talleres de lectocomprensión

¿Pueden estas dificultades desembocar en el abandono de la carrera? “La escasez de espacios de formación en lectura y escritura hace que los alumnos con mayores dificultades dependan solo de su voluntad individual, de su capacidad de tolerar reiterados fracasos para finalización de los estudios”, respondió Pereira.

Pero las docentes de Semiótica consideran que la habilidad de reflexionar sobre el lenguaje y la discursividad juega un papel crucial no solo en el potencial éxito académico de los alumnos, sino también del desarrollo de su capacidad de ser ciudadanos críticos, con herramientas para intervenir en el campo social y profesional o académico.

Por eso es que desde la cátedra Arnoux se opusieron a que se cerraran los talleres de lectocomprensión que se dictaban en el marco de esta materia en el CBC y que desde marzo ya ni siquiera se ofrecen de forma optativa en las sedes de Avellaneda, Drago y San Isidro.

“Básicamente reclamamos que no se modifique esta propuesta pedagógica y que se vuelva atrás con la eliminación de talleres que se ha realizado en algunas sedes en las que se dicta la materia, hasta tanto no se discuta colectivamente la reforma del CBC con la participación de quienes venimos investigando hace más de veinte años los problemas de lectura y de escritura de los alumnos”.

Estos talleres eran solo para los alumnos de carreras humanísticas -como Comunicación, Antropología, etc.- que tenían la materia Semiótica dentro de las asignaturas obligatorias de este ciclo de ingreso.

Sin embargo, la semana pasada el director del CBC, Jorge Ferronato, dijo en declaraciones a diversos medios de comunicación que, debido a las deficiencias con las que comienzan los alumnos a este ciclo básico, propondrá que se creen cursos de nivelación de lecto-escritura optativos, que se ofrecerían a los ingresantes de todas las carreras.

Este plan parecería tener cierta contradicción con el cierre de los talleres de Semiología, que aún resisten desde la cátedra Arnoux. También reclaman que, de crearse estas nuevas instancias, no sean opcionales sino obligatorias. “Los talleres optativos fueron implementados en el inicio del CBC y no dieron los resultados esperados. Justamente ese fue uno de los motivos que nos llevó a elaborar la propuesta pedagógica actual”, advirtieron.

Esta iniciativa  que comunicó el director del CBC se enmarca dentro de una reforma integral que anunció la UBA para “adecuar al Ciclo Básico a las nuevas necesidades académicas”.

Se creó entonces una Comisión de análisis curricular en la que cada decano de la UBA podrá designar un titular y un suplente de su Facultad. Éstos realizarán las propuestas pertinentes a Ferronato, quien se reunirá periódicamente con los integrantes y realizará un informe al respecto en un período de 180 días.

Esta es solo una de las propuestas que se evalúan actualmente hacia el interior de la UBA. Según trascendió días atrás, se podría implementar un nuevo esquema para que quienes adeuden hasta dos materias previas del CBC puedan avanzar igualmente a la cursada de materias de las carreras.

Anuncios

Entry filed under: Reportajes y otros modos de la palabra ajena.

¡Por el raje de los jueces Piombo y Llargués de la universidad ! Se juntan trece escuelas bonaerenses para reclamar por problemas edilicios: el jueves próximo realizarán protestas simultáneas en cada establecimiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed



A %d blogueros les gusta esto: