El Observatorio de la Confederación General del Trabajo estima que existen alrededor de 12 millones de pobres en Argentina y dos millones de indigentes, o sea que un tercio de la población argentina está en esa situación en la actualidad

abril 15, 2015 at 4:57 am Deja un comentario

Pobreza(La Capital. Rosario, sábado 11 de abril de 2015)- La pobreza estructural es un problema que, lejos de resolverse, se volvió más persistente en los últimos 10 años, incluso a pesar del crecimiento económico que tuvo durante ese período Argentina.
Esa es una de las conclusiones del documento “La pobreza y el aniquilamiento del futuro” elaborado por el Observatorio de datos económicos y sociales de la CGT que conduce Hugo Moyano, difundido hace pocos días desde esa central sindical.
“Si mantenemos una mirada sobre todo el período 2003-2013 los índices de pobreza han mantenido una persistencia en sus núcleos duros que contrastan con las etapas de crecimiento a tasas chinas que el país vivió en la primera mitad de esta última década”, señala el trabajo, que menciona a los problemas de educación, precariedad laboral e inflación como las claves para entender el fenómeno.
Por otra parte, la investigación asegura que “la ausencia absoluta” del reconocimiento de la pobreza estructural por parte del gobierno nacional, “que desconoce la real dimensión de esta situación falseando índices”, hace que resulte imposible encarar “una verdadera política de erradicación”.
Pobreza crónica. Según los datos elaborados desde la CGT moyanista una familia de 4 personas con niños menores de 15 años para no ser pobre necesita un ingreso diario de $ 272, lo que por mes son $ 8.267.
En el caso de la indigencia, ese cálculo —siempre para una familia de 4 personas— requiere de un ingreso mensual de, al menos, $3610. Con esas cifras en mano, el Observatorio estima que existen alrededor de 12 millones de pobres en Argentina y dos millones de indigentes, o sea que un tercio de la población padece esa situación en la actualidad.
Este estado de pobreza puede entenderse como una carencia persistente asociada a una falta o insuficiencia de activos bien remunerados (capital humano, tierra, capital, capital social), y a una baja remuneración de activos propios (fuerza de trabajo no calificado).
Las personas que se encuentran en esta situación, reseña el documento, experimentan múltiples privaciones: subnutrición, analfabetismo, y falta de acceso a los servicios básicos, entre otros. “Al fin y al cabo, se encuentran atrapadas en la pobreza, lo que facilita la reproducción de su condición de pobres de una generación a otra”.
Si bien el trabajo considera que la pobreza estructural empeoró en la última década, sus orígenes se sitúan en la década de los 90. Es así que un análisis de la evolución de la pobreza entre los años 1995 y 2002 señaló que la proporción de la pobreza que resulta ser crónica aumentó de un 57 por ciento del indicador elegido, a casi un 70 por ciento.
Otra estimación citada por la investigación de la CGT confirmó que el aumento de la pobreza durante el período 1995-2003 se debió en su gran mayoría (93 por ciento) al aumento de la pobreza crónica.
Para el período más reciente, no existen estimaciones de la pobreza crónica o bien no se encuentran disponibles. “Probablemente esta ausencia se deba a las manipulaciones de las estadísticas oficiales del Indec ocurridas a partir del año 2007, que se tradujeron en una subestimación significativa del Indice de Precios al Consumidor”, afirma el trabajo.
Aún sin datos oficiales, el Observatorio estimó que en el bienio 2012/2014 la pobreza se consolidó en sus núcleos duros, y su crecimiento se refleja en los datos estadísticos privados más reales.
“De tal modo se vislumbra un crecimiento de casi el 25 por ciento de la totalidad de la población identificada como pobre a principios del año 2011, lo que equivale a decir que existen 2 millones de pobres más que se han sumado en el bienio último”.
Para el primer trimestre del año 2014, según los propios datos recabados desde el Observatorio de Datos Económicos y Sociales de la CGT, el porcentaje de habitantes bajo el índice de pobreza fue del 28,2 por ciento, con un percentil de 4,3 por ciento de pobladores indigentes, lo que equivale a una cifra cercana a los 12 millones de personas en condición de pobres.
“Luego de seis meses de esta medición, cruzando nuestro relevamiento con la Encuesta Permanente de Hogares en cuanto al Ingreso, en octubre de 2013 el índice de población bajo la línea de pobreza subió al 28,47 por ciento”, dijo.
Por último, con valores cerrados al mes de enero de 2015, el índice de pobreza se ubica en un 28,9 por ciento, lo que resulta una población cercana a los 12 millones de personas que no logran alcanzar la Canasta Básica Total mensual de $ 2.675,34. “Sobre un total proyectado de más de 41 millones de habitantes en la república Argentina, un tercio de ellos son pobres”.
Condicionantes. Entre los condicionantes que la investigación destaca como fundamentales para entender el fenómeno de la pobreza crónica, aparece en primer lugar el efecto de la educación, ya que a medida que disminuye el nivel educativo del jefe del hogar, aumenta significativamente la incidencia de la pobreza crónica.
“La combinación entre un bajo nivel de capital humano concentrado en el cuartil más pobre de la población, y una tasa de empleo informal todavía muy elevada en pequeñas empresas de baja productividad sería el primer factor explicativo de la persistencia de un núcleo duro de la pobreza, el cual se hizo más visible a partir del año 2007”.
En ese punto aparece la pérdida de poder adquisitivo de los salarios reales del sector informal durante los últimos años como consecuencia directa de la alta inflación. “En un contexto de segmentación del mercado laboral, con un sector informal sinónimo de precariedad que afecta de manera desproporcionada a los más pobres, los niveles actuales de inflación probablemente fortalecieron el núcleo duro de la pobreza”, sintetiza el documento. Para el Observatorio, el gasto en asistencia social no sirvió para solucionar el problema.

Anuncios

Entry filed under: Reportajes y otros modos de la palabra ajena.

Federación Sitech, el Sindicato de los Trabajadores de la Educación de la provincia del Chaco, continúa su plan de lucha: convoca a parar el martes 14 y miércoles 15 Educadores norteamericanos sentenciados a la cárcel en escándalo por fraude escolar de Atlanta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed



A %d blogueros les gusta esto: