La Cofradía de la Flor Solar, Kundabuffer

diciembre 5, 2008 at 7:54 pm Deja un comentario

La Cofradía de la Flor Solar pertenece ya, por derecho propio y bien ganado, a la leyenda de fundación del rock criollo; incluso dio inicio a una tradición dentro de tal cultura que es aquello que un poco apresuradamente podríamos llamar el “rock platense”, serie que incluye entre otros ejemplos insignes a Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota y Peligrosos Gorriones.
Lo cierto es que antes que una banda la cofradía fue una comuna instalada en la ciudad de La Plata, que, entre otros habitantes variopintos, contaba con la presencia de músicos. La formación original por aquel entonces integraba las guitarras de Kubero Díaz, Quique Gornatti e incluso Skay Beilinson, el bajo y la voz de Morcy Requena y la batería de Manija Paz.
Grabaron algún simple como para entrar en calor a fines de los sesenta, pero su disco histórico fue registrado para Microfón en 1971 y con Billy Bond como productor. Llevó por título únicamente el nombre de la banda y es un buen compendio del rock psicodélico autóctono, con guitarras fuertes y chirriantes, y letras de invocación hippie del tipo: “Hoy hay fiesta de amor en el cielo / si quieres ven conmigo…”, o iluminaciones como: “Quiero ser una luciérnaga / con luz propia…”.
Los cófrades con la efe, con la efe de “Fe”, como supo cantar Bond con su Pesada, se dispersaron hacia 1974 y anduvieron por las europas junto con los Migueles Abuelo y Cantilo, y junto a este último retornaron con Punch allá cuando la primavera democrática, meses más o menos.

Pasaron muchos años para que la cofradía como tal volviera a grabar un disco. Ocurrió recién en 1997 con El café de los ciegos. Doce meses más tarde llegó Kofrádika y más o menos un año atrás publicaron una suerte de selección o cronología que traía como condimento unas cintas rescatadas de algún cajón por Miguel Grinberg y que contenían cuatro temas anteriores a aquel primer simple conocido (el de “Sombra fugaz por la ciudad”) que se creían perdidos.

Hace un tiempo  La Cofradía de la Flor Solar lanzó su último disco. Tiene la particularidad de que es el primer disco del rock nacional -al menos de un grupo conocido y reconocido- que se puede bajar absolutamente gratis de una página web. Se llama Kundabuffer, fue grabado de manera analógica en Mendoza, provincia donde la banda se ha radicado hace un tiempo, y cuenta con la siguiente formación grupal: Gustavo Meli en la batería, Sebastián Rivas en guitarra y voz, y Morcy Requena en el bajo y el canto. El ingeniero a cargo fue Daniel Zanesi y se trata de una docena de canciones bastante crudas y directas, que llevan en todos los casos una palabra por nombre y reflejan a su manera triste una suerte de balance de lo acontecido estos últimos años en el país, aunque hay también espacio para algún instrumental quejoso con mucha guitarra slide. Seguramente no es lo mejor que La Cofradía de la Flor Solar ha sabido dar (en este caso los arreglos de guitarra apuntan lo más destacado), pero la melancolía es tanta que nos resulta imposible tentar un juicio más o menos sensato. Mejor juzguen ustedes mismos, porque, como canta por allí Requena, “la vida es corta”.

El disco se puede bajar sin mayor trámite del sitio de la banda:
www.lacofradiadelaflorsolar.com

Anuncios

Entry filed under: Música, ruidos, distorsiones, Política y catástrofes por el estilo.

El gato Samuel Fuller, Underworld

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed



A %d blogueros les gusta esto: