Boli

junio 6, 2008 at 12:16 pm Deja un comentario

Tanto le hicieron la cabeza que finalmente se sentó a esperar en el frío brumoso de la mañana.
Al Boli lo convencieron los compañeros, por atropello. Todos los almuerzos, con el pan y el fiambre tragados a las apuradas fuera del pozo, dale que dale: que no puede ser, que cuántos años más vas a andar postergando, que ahora che ya sos abuelo de un argentinito… Todo ese ruido machacón.
Aunque, a decir verdad, el argumento decisivo fue la rapidez del trámite. A él le parecía que no podía ser, estaba seguro de que había visto largas colas más de una vez, pero los negros le palmearon la espalda, le aseguraron que no, que hay muchos empleados, que los documentos salen como gargajos, y hasta lo jodieron al capataz para que le diera la mañana. “Total”, dijo uno mientras levantaba el pico, “Macri no va a dar la orden justo este lunes para que echen a correr el subte H hasta Corrientes, ¿no?”.
Por si algo faltaba para vencer su indecisión justo la noche anterior pudo ver, perdido unos minutos en el desfile de imágenes y sonidos del noticiero televisivo, a un funcionario sonriente que discurseaba sobre la necesidad de regularizar la documentación y, palabras más o menos, sugería la misma eficacia de los servicios oficiales pertinentes que sus compañeros de laburo.

Llegó temprano y desde lejos se dio cuenta de que lo habían meloneado mal. Que la hilera de gente se estiraba más allá de la autopista, que no le iba a alcanzar el día. Pero ya que estaba qué iba a hacer; llegó hasta el final, con la cabeza gacha tratando de no reconocer a ninguno, y se sentó sobre las baldosas grises de cemento todavía húmedas por la llovizna de anoche. Total, se dijo en silencio, ya sabía cómo matar el tiempo. Sacó el papel y la lapicera y se puso a escribir la demorada carta a su madre. Con un poco de suerte tal vez llegue antes de que la pobre vieja se muera allá en La Paz.

Anuncios

Entry filed under: Fábulas con y sin moraleja. Tags: , .

Del Primer Mundo, una de superagentes: las empresas de telecomunicaciones suspendieron las escuchas telefónicas del FBI porque no pagaba las cuentas Raúl Garello, Tocata para sexteto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed



A %d blogueros les gusta esto: