Posts filed under ‘Fábulas con y sin moraleja’

Repsol y las cosas de la lengua

 

RepsolEl artículo es demoledor y definitivo. Lo escribió el especialista Javier Llorens y da cuenta de hasta qué punto, como dice su título, “El ignominioso acuerdo con Repsol cierra una era nefasta y abre una peor” para la Argentina.

Esta lleno de razonadas definiciones, una multitud de evaluaciones técnico-económicas, cuadros, comparaciones, citas de fuentes calificadas y no tanto, en fin, se trata de esos estudios que, entre el periodismo y la gravedad del estilo académico, dicen lo que tienen que decir apelando a la mejor fundamentación. (Se puede leer completo aquí.)

Sin embargo, a él, profesor de Lengua y literatura, lo que más lo golpeó fue la frase siguiente: “Dicha capitulación que se ve reforzada por el vocabulario de derecho español y no argentino que surge del texto del convenio, que evidencia que el mismo fue redactado por los abogados españoles de REPSOL. Quien con la clásica formula de las capitulaciones, le habría indicado al ministro Axel Kicillof, que rubricó el mismo, firme aquí o aténgase a las consecuencias”.

Gajes del oficio, el foco en esa cuestión de la lengua para juzgar esta vergüenza y que se sacudan en sus tumbas los huesos Esteban Echeverría y la generación de 1837, Jorge Luis Borges, Leopoldo Marechal y la generación poética de 1922, David Viñas y la parricida seriedad contornista, en fin, todos aquellos que a lo largo de nuestra pelearon como pudieron y quisieron por un idioma propio, nacional… Menos mal que no son testigos de esta lengua del siglo veintiuno, atravesada nuevamente por el clavo colonial.

 

abril 15, 2014 at 3:20 am Deja un comentario

Sobre el salario mínimo de los trabajadores latinoamericanos

Como suele hacer, el sitio Chequeado.com ÷un medio no partidario y sin fines de lucro÷ se dedicó a corroborar la veracidad o no de las muchas cifras que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner vertió en su discurso de apertura a las sesiones parlamentarias de este 2014. Uno de los dichos que se encargó de refutar es la afirmación de que “nuestro salario mínimo, vital y móvil es el más importante de América Latina”. Se señala que dejó de ser así después de la devaluación y se despliega la siguiente lista comparativa, elaborada en dólares:

Venezuela: 519,08

Argentina: 456,44

Uruguay: 399,07

Chile: 375,8

Ecuador: 340

Brasil: 309,42

Colombia: 300,94

Perú: 267,93

Bolivia: 173,53

Pero el error de Kirchner, intencionado o no, es lo de menos. Lo importante es mirar un rato las cifras, reflexionar otro rato y después sacar alguna conclusión sobre de qué carajo hablan los comentaristas de los medios comerciales, los economistas y los políticos tradicionales que no paran de subrayar los “logros” de, por ejemplo,  Lula Da Silva y Evo Morales.

Salario mínimo

En los Estados Unidos el salario mínimo se medía en 7,25 dólares la hora a comienzos de año y Barack Obama intenta llevar esos sesenta minutos por sobre los 10, aunque los republicanos dicen que es mucho y los activistas sindicales una miseria, e impulsan los 15. Desde fines de 2013 un sueldo mínimo en Alemania es de 8,5 euros la hora; mientras que en la arruinada España, aunque no es una estadística oficial, el mismo tiempo de laburo apenas supera los 5 euros.

Multipliquen, sumen, resten y vuelvan a mirar otro rato más con detenimiento el listado anterior que, se supone, es el resultado de un período de desarrollo sin antecedentes en Latinoamérica, el formidable crecimiento a “tasas chinas”, el momento de mayor virtud que la Argentina ha conocido en doscientos años de vida, según la presidenta…

En serio, ¿de qué carajo hablan?

marzo 4, 2014 at 1:29 am Deja un comentario

Canasta escolar

Pobres fibras de coloresLas malas nuevas se acumulan. Llueven en catarata. La última que todavía retumba en algún lado de su conciencia son los dichos del movilero de la radio que aseguran que el costo de las cartucheras de mediana calidad puede llegar a los doscientos pesos.

Pero entre tanta demasía hay otro pensamiento que la obsesiona. En realidad es un recuerdo propio, chiquito, imposible de reprimir. Se trata más bien una imagen particular, la de aquellas fibras y resaltadores que se vio obligada a comprar a comienzos del siglo cuando, producto de otro memorable cimbronazo ecconómico, los productos importados saltaron hasta las nubes. Las Faber-Castell se vieron reemplazadas en aquel entonces por unas lapiceras de colores lavados, que hacen un mal ruido cada vez que se deslizan sobre el papel, que se agotan después de un par de usadas y que se secan ni bien uno se olvida un rato de colocar el capuchón.

Otra vez”, se dice sin conciencia plena de hasta qué punto la descripción del objeto que su recuerdo traza ofrece una metáfora impagable de la tristeza.

febrero 6, 2014 at 3:28 am Deja un comentario

Aquellos

Siempre son los otros, aquellos, allá lejos o más atrás, desplazados en el tiempo y en el espacio, explica el muchacho. Al menos, sigue, ésa es la conclusión obligada que se debe sacar de lo que dicen, en las clases, en las oficinas de decanatos y rectorada, en los pasillos y hasta en los artículos que escriben, para los diarios o la academia.

¿Qué otra cosa que alabanzas merecen los estudiantes universitarios argentinos que protagonizaron al terminar la segunda década del pasado siglo el movimiento de la Reforma Universitaria, y cargaron como un indetenible viento democrático contra las castas profesorales y la iglesia como nunca antes se había nadie atrevido?

Federación Universitaria de Buenos AiresQué decir de los gloriosos estudiantes que dieron vida al Mayo Francés en 1968. Con adoquines en las manos convergieron con los trabajadores galos en huelga y el estruendo se escuchó en el planeta entero, principalmente en la Europa del Este que comenzaba a desperezarse de la pesadilla estalinista.

De los jóvenes mexicanos que se convirtieron en mártires de la represión salvaje en Tlatelolco, por aquellos mismos años. O, por supuesto, de la “juventud maravillosa” argentina que llenó las calles en solidaridad con los chilenos perseguidos cinco minutos después de que las hordas comandadas por Augusto Pinochet se hicieran del poder.

Todos ellos y muchos más, un verdadero ejemplo a seguir, un modelo moral y político. Pero siempre allá, a lo lejos, de bronce pero brumosos y estériles. Nada que ver con éstos -se burla el muchacho que señala a quienes ahora mismo van a empezar la asamblea en una de las aulas grandes de la Facultad de Filosofía y Letras-, los violentos y negados al diálogo de Salta, La Rioja, Neuquén, la Federación Universitaria de Buenos Aires.

noviembre 4, 2013 at 2:59 am Deja un comentario

Los otros

Chica gitana deportada de FranciaDebe haber sido la sobredosis del noticiero televisivo de anoche lo que lo puso del peor humor mientras cenaba. Así que hoy entró en la clase y sin que mediara palabra o explicación se lanzó a leer el recorte, que dice:

“Estudiantes de bachillerato bloquearon el acceso a cuatro establecimientos docentes en París para protestar contra la expulsión de alumnos extranjeros, como la gitana Leonarda Dibrani y el armenio Khatchik Kachatryan. Leonarda fue detenida por la policía durante un paseo escolar en el departamento de Doubs el 9 de octubre y deportada ese mismo día junto a su familia rumbo a Kosovo. La adolescente de origen rom, como se conoce en buena parte de Europa a los gitanos, cursaba el tercer grado de secundaria en una escuela de esa zona, colindante con la frontera de Suiza, y fue capturada delante de sus compañeros por las fuerzas de seguridad, que obligaron a detener el bus donde se transportaba”.

Sus alumnos al principio se muestran sorprendidos, acostumbrados a introducciones y protocolos no entienden muy bien en razón de qué lee lo que esta leyendo. Pero de a poco le van encontrando sentido y gusto, y siguen lo que cuenta cada vez con mayor atención.

“El joven armenio Kachatryan, alumno del liceo parisino Camille-Jénatzy, fue detenido el 19 de septiembre durante un control de identidad y expulsado del país el 12 de octubre, tras pasar varias semanas en un centro de retención para inmigrantes. Sus compañeros de escuela realizaron numerosos actos de protesta contra esta medida y hasta que, junto a cientos de alumnos de otros establecimientos, se decidieron a bloquear la entrada de los centros Maurice-Ravel, Hélene-Boucher, Charlemagne y Sophie-Germain de París.

El día anterior víspera los jóvenes se concentraron frente al Rectorado de París para exigir que sus condiscípulos expulsados puedan retornar al país y finalizar sus estudios. Steven Nassiri, portavoz de los manifestantes, consideró inadmisible negar el derecho a la educación para todo el mundo”.

En fin, dice al final, como moraleja, la verdad es que ya estoy podrido de escuchar tanto discurso que habla de manera generalizada y en abstracto de la solidaridad, la inclusión y la necesidad de “visibilizar” al otro. Y como pensé que a ustedes podían sentir igual hartazgo, nada, se me ocurrió que valía la pena traerles un ejemplo en contrario. Así de real.

octubre 28, 2013 at 3:16 am Deja un comentario

Quién me quita lo bailado

Asamblea de padres frente a la toma del Colegio Nacional de Buenos AiresDespués del definitivo examen de vida vuelve a su casa, caminando en cámara lenta, como si intentara detener el tiempo y con ello postergar lo inevitable. Bien consciente de que la embarró. Bueno, no tanto, a lo sumo va a tener que soportar esos minutos de vergüenza cuando se vea en la pantalla del televisor, antecedido y seguido por muchos otros testimonios estratégicamente seleccionados para demostrar que es un pavo. No él, bah, su posición. Y ni siquiera su posición, porque puestos en la boca de estudiante secundario los dichos pueden sonar de otra manera. El problema es que el es un padre, y de los adultos, parece, se espera otra cosa.

Todos esos pensamientos que ahora habitan su cabeza sudada, se mezclan con los esfuerzos por reconstruir y mensurar, palabra por palabra, el acontecimiento que, en versión resumida, verá dentro de un rato en la pantalla de su televisor junto a su mujer. ¿Cuántos serán? ¿Veinte, treinta segundos?

Porque está claro que el grupo de progenitores había sido elegido con particular meticulosidad e intención, y él se les pasó seguramente porque no lo hacen de mucha opinión política. Lo cierto es que ni bien el periodista del canal de noticias les pidió que se agruparan y fue enfocando con el micrófono y la cámara a una mujer, y después a un hombre y más tarde a otra mujer que, pavoneándose porque sus hijos estuvieran a buen refugio en sus casas, aseguraban que se habían llegado al colegio para ver qué era eso de la ocupación y si mañana había clases, el enojo le fue ganando el corazón. De modo que cuando le tocó el turno dijo que estaba bien al tanto de las razones de la acción estudiantil y la apoyaba con fuerza, que no se podía permitir que los gobiernos siguieran destruyendo la escuela secundaria argentina y que se sentía orgulloso de que su hijo participara de la toma… En fin.

Pero, bueno, que vengan los gastes, quién me quita lo bailado. Los aplausos y vítores de los estudiantes en asamblea que consideraron que su aprobación fue la única conducta que valía la pena esperar y festejar. Y ese brillo en los ojos de su hijo.

octubre 7, 2013 at 4:00 am Deja un comentario

A la B

El Frente de Izquierda ganó cuatro de los trece centros de estudiantes de la UBALo supo sin saberlo la mañana del domingo. Pura inercia, cálculo e intuición. No quiso ir directamente a las páginas de educación del diario porque ya sospechaba lo peor. Las últimas dos visitas a la facultad entre semana y unos cuantos llamados de teléfono fueron el anticipo de la que se venía. Diez días antes ya se podía ver de qué manera los otros iban a las aulas con gana, discutían con fuerza, olían a convicción, mientras ellos se iban desinflando como un globo a la intemperie enredado en los cables de la electricidad.

Hasta perdió una novia en el trance; aunque, para ser honestos, la separación no puede ser achacada a los vaivenes y furores de la política sino a unas cuantas metidas de pata que se mandó bastante antes de que se acercaran las elecciones para el centro de estudiantes.

Pero, bueno, lo cierto es que el viernes trabajó hasta tarde, mantuvo descolgado el teléfono todo el sábado, no salió de su casa ni se acercó a la computadora, durmió mal, dio vueltas varias veces alrededor del Página 12 que le mostraba los dientes desde el centro de la mesa, armó el mate, metió dos panes con manteca en el plato chico, respiró profundo y, finalmente, se sentó a leer. Y lo supo sin saberlo, bastó toparse con que, en su editorial político dominical Horacio Verbitsky se refiriera en el copete a Alejandro Granados, el flamante encargado de la seguridad bonaerense, como ese “ex matarife de Ezeiza”, para que los ojos se le ennegrecieran y de entre los labios se le escapara un “Nos fuimos a la B”.

septiembre 13, 2013 at 4:44 am Deja un comentario

Agua

Al principio era un aula satélite de la Escuela 383 del Paraje Nueva Argentina, allí, en un costado, pero por iniciativa de la comunidad y el esfuerzo de un maestro se convirtió en escuela: la 899, del Paraje Lanusse, en la provincia de Misiones

Este 2013 la matrícula es de cincuenta estudiantes, un número muy importante si se tiene en cuenta que muchos de sus concurrentes caminan o transitan a caballo alrededor de once kilómetros para llegar al lugar. Asimismo el colegio busca dar albergue a los de menor edad de una comunidad aborigen, conocida como Lote 3, quienes por falta de atención se alejaron, pero ahora se están recuperando los niños y adolescentes que, todavía y pese a todo, desean estudiar.

Escuela 383 del Paraje Nueva ArgentinaEl principal problema que tiene la escuelita rural es la falta de agua. Se elevaron notas al Ministerio de Educación, quien indicó que lo mejor era dirigirse al intendente local, Jorge Frowein; éste sugirió que se hablara con la supervisora y la mujer argumentó que por tener pocos alumnos difícilmente fueran a hacer el pozo perforado, aunque aconsejó que por las dudas se siga reclamando a través de nota.

César Reiber, el docente a cargo de este humilde colegio rural, cuenta, hastiado y angustiado, que cuando llegan a la escuela, cansados por el viaje, lo primero que le piden sus alumnos es agua.

agosto 30, 2013 at 6:21 am Deja un comentario

NESC

Que todo se termine reduciendo a siglas que operan casi como obligada contraseña con pretensiones de conocimiento fundado siempre la pareció uno de los síntomas más evidentes de que la civilización occidental ya no tiene remedio. En el fondo, está seguro, al menos en el ámbito de la educación (pero sospecha que más allá también), es la coartada y excusa de los tecnócratas y funcionarios en función para cobrar gruesos salarios sin hacer nada más que andar pegando cartelitos en puertas y paredes, y titulando y subtitulando papers.

Nueva Escuela Secundaria de Calidad

Por eso, al toque y antes de leer una letra, que en los folletos que se distribuyen la Nueva Escuela Secundaria porteña se haya convertido en NES se le mostró como parte de la misma estrategia con que Coca-Cola o Volkswagen buscan persuadirnos de sus virtudes con la repetición de un logo y un color, como si los hombres no fuéramos otra cosa que autómatas rellenados con el resorte conductual del reflejo condicionado.

Así empezó a repicar y continuarse en un eco infinito la NES, la NES, la NES… Y cuando estimaba que nada peor podía pasar, pues pasó. No alcanzaba con Nueva Escuela Secundaria, en los volantes explicativos posteriores adquirió una nueva capa de maquillaje y pasó a ser “Nueva Escuela Secundaria de Calidad”. O sea, la NESC, la NESC, la NESC…

La moraleja que sus pensamientos consiguen sacar entre la nube del agobio es similar a la que se precipita cuando en la tanda publicitaria los políticos tradicionales se ven obligados a enfatizar de cara a la población que una de las virtudes que tienen para ofrecer es la honestidad. Vaya uno a saber qué prejuicios suponen que andan dando vueltas por la cabeza de la gente.

agosto 16, 2013 at 12:09 am Deja un comentario

Power point generation

Se proyecta el primer cuadro del power point, y de inmediato y en caliente el especialista lo acompaña con sus palabras. Dice que si bien el noventa por ciento de los profesores usan computadoras, no lo hacen en el aula. Tal el resultado que arroja el relevamiento realizado en escuelas y colegios porteños; la conclusión evidente es que estos dispositivos tecnológicos no encontraron aún un lugar curricular.

Mientras frente a los ojos de los profesores cobra vida la segunda lámina, esta vez ilustrada con una ilustración ingeniosa, como para matizar, el hombre que está parado al frente de la reunión docente concluye que la falta de una currícula específica que incluya a la netbook dentro del aula es una de las explicaciones sobre la falta de resultados educativos de estos programas. Porque, si bien todos tienen la computadora, nadie sabe para qué usarla todavía.

Power point generation

“Del estudio emerge que un 52% de los docentes del nivel primario no usa la computadora en la escuela. En cambio, un 73% manifestó que la emplea en su hogar. En el nivel secundario, esta cifra asciende a 58%, mientras que un 84% dijo que la conecta en su casa. Sólo un 8% de los maestros del nivel primario y un 10% del secundario expresaron que abren la netbook en el aula…”, tras el torbellino de cifras que los marea a todos y, por supuesto, no les dice nada sustancial o que ya no sepan, se produce una suerte de sensación de náusea colectiva.

Está por levantarse para ir al baño, cuando la de Inglés, haciéndola retroceder de golpe dos décadas en el tiempo, le pasa de banco a banco un papelito hecho un bollo que acompaña con una sonrisa cómplice. La de Historia lo abre y lee, el mensaje arrugado dice: “¡Cómo odio a la power point generation!

agosto 5, 2013 at 1:29 am Deja un comentario

Entradas antiguas



Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: